Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los porteros consideran muy negativa la norma que les prohibe usar las manos

Se inicia una Liga sin cesiones ni concesiones al portero. El nuevo reglamento que prohibe el uso de las manos si el balón llega al portero cedido por el pie de un compañero ha sido criticado por la gente del fútbol, bastante conservadora en su actitud y opiniones. Los porteros digieren mal el cambio y lo combaten abiertamente. El veredicto llegará con la Liga. Mientras tanto, las paradojas del fútbol: el colombiano Higuita, repudiado en España por sus excesos con el pie, podría ejercer ahora de maestro para el grupo de sucedáneos suyos que los clubes tanto ansían.

MÁS INFORMACIÓN

"Estoy en contra de la norma porque limita al portero. En el Barça utilizamos el pase al portero como arma ofensiva, no para perder tiempo. Me pasan el balón y yo saco largo o corto, pero es una forma de iniciar la jugada. Todavía no nos ha prohibido nadie utilizar las manos en otras jugadas, que es lo que diferencia al portero de los demás jugadores", opinó rotundo Andoni Zubizarreta, portero internacional del Barcelona.Las primeras valoraciones al respecto se dieron en el torneo olímpico, donde todos empezaron hablando de la nueva regla y acabaron entusiasmados por el fútbol allí visto. En un porcentaje muy elevado de los 32 encuentros disputados, el nuevo reglamento apenas se notó y tampoco produjo jugadas negativas para el espectáculo. Incluso se convirtió en un detalle que animaba a los aficionados. Las jugadas en las que la respuesta tradicional era la cesión al portero pasaron a provocar un zumbido de inédita emoción hasta ese momento en las gradas. ¿El defensa se había olvidado del cambio? ¿El portero iba a recoger la pelota con las manos? ¿Sabía tocarla con los pies? ¿Intentaría el regate?

Ochotorena, el portero del Tenerife, no comparte tanta emoción: "Cada año nos sorprenden con una norma nueva. El año pasado fue la de los cuatro pasos para sacar. Creo que tiene aspectos negativos. Al prohibirse entregar el balón al portero para que éste saque no siempre se logra agilizar el juego, ya que hay equipos que lo hacen para conseguir que el portero envíe con rapidez la pelota al área contraria". Ochotorena, según informa considera que la medida provocará "más antifútbol", ya que, según dijo, "obligará al patadón".

Erróneas interpretaciones

Tradicionalmente, la cesión al portero significaba para el espectador el fin de la jugada y un tiempo muerto hasta el inicio de la siguiente. Ahora, la jugada sigue viva. La lectura negativa se inicia con unas jugadas en las que el nuevo reglamento se aferra a un dudoso concepto de la justicia. La norma deja para el arbitraje una evaluación de la intencionalidad de la cesión que abre las puertas a la polémica e incluso al error: durante el Trofeo Teresa Herrera, Martín Navarrete dijo, tras sancionar al portero barcelonista Busquets, que el pecho y los pies son lo mismo ante la ley. El ejemplo más flagrante ocurrió durante el partido entre Paraguay y Marruecos en Valencia. Un centro fuerte y raso desde la izquierda fue interceptado por un jadeante defensa marroquí en plena carrera hacia su propia portería. El balón rebotócontra su pierna estirada y se fue como una bala hacia el pecho del portero, que había salido en falso. Resultado: libre indirecto a siete metros de la portería y gol paraguayo. Ahora se ha matizado por la FIFA quessi no hay intencionalidad de perder tiempo no habría falta.Juanmi, el portero suplente del Real Madrid, también tiene su opinión sobre el tema, según informa "Es una norma que a mí, particularmente, no me gusta. Pienso que es muy severa. En cualquier caso, va a provocar en la mayor parte de los casos el patadón del defensa. Benito Floro ya nos lo ha dicho: que si podemos, juguemos la pelota, pero que, en caso de duda, es mejor que no nos compliquemos la vida. Es una norma que, además, generará polémica".

Su compañero Buyo ofreció una versión coincidente: "A los porteros cada vez nos presionan más y nos están quitando recursos". Para Sempere, guardameta del Valencia, la norma representa "un poco de lío". El portero valencianista cree que, en situaciones límite, el cambio no está justificado. "Nosotros somos porteros, no jugadores. Seguro que el que ha inventado esa regla no es un portero", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de agosto de 1992

Más información

  • Los guardametas opinan que la regla favorece "el antifútbol y el juego al patadón"