Reportaje:

El paso al frente de Estrella Garrido

La primera oficial de la escala media del Ejército del Aire recibió su nombramiento del Rey

Pocas, pero no tanto: cada vez son más las mujeres en las Fuerzas Armadas españolas. Y desde ayer hay una más: Estrella Garrido, de 24 años, que recibió de manos del Rey su despacho de alférez en la Academia del Aire de San Javier (Murcia).Estrella Garrido es la única mujer en, la primera promoción del cuerpo de especialistas del Ejército del Aire. Serena, con el cabello recogido en un moño y discretamente maquillada, la nueva oficial aseguró estar muy contenta con su nombramiento y destacó la camaradería reinante durante el curso recién finalizado. "Entre mis compañeros he hecho muy buenos amigos; a algunos incluso los considero hermanos", aseguró la flamante alférez.

Estrella afirma que su condición femenina no le ha ocasionado problemas. "Nunca me he sentido discriminada, ni tampoco he recibido trato de favor", dijo. La nueva alférez Garrido sólo ha cumplido un arresto. "Por dar un paso al frente cuando no debía", aclara.

Esta toledana diplomada en estadística sólo cuenta con un precedente familiar en las Fuerzas Armadas: su hermano, que pertenece a la Guardia Real. Estrella asegura queen el Ejército la vida es más disciplinada y los hombres más caballerosos. Incluso uno de sus superiores le cedía el paso en todas las puertas cuando por su rango debería haber pasado delante.

"Yo me veo de teniente coronel, no me impone mandar a hombres", asegura la alférez Garrido. En la escala media, los ascensos son prácticamente automáticos hasta el empleo de comandante, pero llegar a teniente coronel exige ser elegido por los superiores. Estrella anima a otras jóvenes a seguir la carrera militar, ya que considera que las perspectivas profesionales para la mujer dentro de las Fuerzas Armadas son cada vez más amplias.

Los Ejércitos españoles cuentan ya en sus filas con 86 mujeres que ejercen en cuerpos técnicos -abogadas, economistas...-, y su número va creciendo. De las 51 alumnas de este año, tres son militares de verdad, o sea estudiantes de la Academia General: una en la de Marina y dos en la de Tierra. Al ingreso en las academias aspiran este mes 89 féminas y 1.397 varones.

La presencia de la mujer en las FF AA aún presenta paradojas, pero tienden a suavizarse. Empezaron como técnicas. Ahora pueden llegar a general, pero siguen sin poder ser soldado. Las mujeres acceden a las academias de oficiales y suboficiales sin limitaciones y nada les impide tener mando en tropa. El nuevo reglamento de tropa y marinería profesional les permitirá también convertirse en soldados profesionales, pero no del todo.

General, sí; legionaria, no. Las diferencias permanecen, amparadas en razones fisiológicas. La futura legislación veta el ingreso de las féminas como tropa profesional a las unidades de élite del Ejército, aquellas de primera línea de combate como la Legión y los paracaidistas.

En Defensa quitan hierro a estas diferencias y valoran la entrada de la mujer en las FF AA. "La integración ha sido muy buena", afirman. Las reformas de algunas dependencias para construir aseos o dormitorios para mujeres ya no son un hito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 15 de julio de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50