Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El eurodiputado de HB Carmelo Landa cree que la represión en Euskadi es ahora "peor que con Franco"

El eurodiputado de Herri Batasuna (HB), Carmelo Landa, trató ayer de convencer al tribunal de París, en vísperas de su sentencia, de que no condene a las 22 personas que está juzgando como presuntos dirigentes o colaboradores de ETA con el argumento de que Ia represión en el País Vasco es ahora peor que en el franquismo". La caricatura sobre la realidad vasca alcanzó tales proporciones que el propio Landa se sintió obligado a aclarar: "Sería una barbaridad preferir el franquismo a lo que hay ahora". Mientras, el abogado y escritor francés Gilles Perrault, testigo de la defensa como Landa, también pidió la absolución de los acusados, antes de proclamar: "Si yo fuera vasco sería de ETA".

Landa trazó durante 140 minutos una versión de la situación vasca y española muy próxima al esperpento. Citado como testigo por la defensa, aseguró que en Euskadi no hay "libertad de expresión plena" y que está comprobada "la práctica sistemática de la tortura en comisarías de policía y cuarteles de la Guardia Civil".Landa calificó a los acusados de "representantes genuinos de la lucha de nuestro pueblo, al margen de los métodos que empleen" y en el apartado de perspectiva histórica, reveló que el almirante Carrero Blanco era el heredero designado por Franco para continuar la lucha contra los vascos".

El presidente del tribunal, Jean Yves Monfort, negó que el proceso sea político, porque "no se reprocha [a los acusados] la defensa de ninguna idea o reivindicación, sino la pertenencia a una organización terrorista que maneja armas y explosivos y comete asesinatos".

Monfort preguntó al eurodiputado cuál es la explicación de que ETA haya perpetrado 10 veces más asesinatos en la democracia que durante la dictadura de Franco. "Si es un problema de represión y de libertades", indicó, "no se entiende bien". Quizá es un problema de enquistamiento de ETA, al que es ajeno el pueblo vasco". Landa tenía la respuesta: admitió como cierta "una dramatización de los atentados y un aumento del número de víctimas", eso sí, "de uno y otro lado". Pero la explicación radica, según aclaró, en que, "nunca en el franquismo hubo tantos prisioneros políticos [en referencia a los miembros de ETA detenidos] y nunca se torturó como ahora".

"¿Quiere decir que el franquismo era mejor que lo que vino después?", ironizó el juez. El eurodiputado no estaba dispuesto a ceder un palmo. "El franquismo, desde el bombardeo de Gernika, intentó exiterminar al pueblo vasco mediante el terror. Ahora el Gobierno español intenta exterminarlo con una combinación de medidas políticas y una represión peor que la del franquismo".

Landa aclaró poco después que "preferir el franquismo a lo que hay ahora sería una barbaridad", pero sin renunciar a calificar al régimen democrático como terrorífico, "porque adopta una apariencia democrática formal; eso es lo terrorífico"

Argelia

Los otros dos testigos de la defensa, el teniente de alcalde nacionalista de Biarritz Jacqués Abeberry y el abogado y escritor Gilles Perrault, reconocieron la existencia de un régimen democrático, en España, pero consideraron que ello no basta pata arreglar el problema: "Nadie duda de que en Francia había una democracia hace 35 años y no por ello reconocía la soberanía y la independencia de Argelia o su Ejército dejaba de torturar a los independentistas". Jacques Abeberry se declaró contrario a la violencia, pero no se privó de opinar que "España sólo entiende ese lenguaje, el de la guerra".Perrault, quien combatió con los paracaidistas franceses contra los argelinos, en lo que él mismo ha considerado el error de su vida, mantuvo que ETA no es más que la versión vasca del FLN argelino. Para él, "nada ha cambiado; la justicia francesa sigue sin abrir los ojos". Perrault sostuvo que los asesinatos de ETA no pueden ser considerados delitos comunes: "Las armas no son lo importante, sino la mano que las sujeta y por qué lo hace. Estoy convencido de que ganarán", dijo de los ocupantes del banquillo.

La fiscal Irene Stoller le reprochó que hablase "como si fuera todo el pueblo vasco el que está aquí en el banquillo, cuando más del 80% de los vascos votan, contra la violencia y HB sólo representa a una minoría". Perrault aceptó que ETA no representa a todos los vascos, "sino a los mejores", porque la "lucha armada selecciona siempre a una minoría".

En la sesión de la tarde, la fiscal pidió 10 años de prisión para José Javier Zabaleta Elósegui, Baldo; Jesús Arkauz Arana, Josu de Mondragón; y Míkel Zarrabe por asociación de malhechores y tenencia de armas, y cinco años para Rafael Caride Simón y Félix López de la Calle, ambos juzgados en rebeldía. Para los 17 acusados de colaboración, solicitó condenas que oscilan entre los cuatro años para Françoise Pagoaga y Odile Hiriart -responsables del almacenamiento de 150 kilos de explosivos y 40 lanzagranadas- y tres meses de prisión condicional para Irene Ithursarry, presunta enlace de ETA, la procesada sobre la que menos pruebas logró la policía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de junio de 1992

Más información

  • El escritor Gilles Perrault asegura en el juicio de París que si fuese vasco pertenecería a ETA