Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Denuncias de una conspiración contra el presidente ruso

"Estoy casi seguro: en otoño- invierno de este año -o en vísperas del plebiscito, si se convocase intentará destituir al presidente [Borís] Yeltsin", manifestó el ex viceprimer ministro de Rusia Serguéi Shajrái en un entrevista que el popular diario Komsomólskaya Pravda publicó ayer en Primera plana.La amenaza de dictadura, según Shajrái, no proviene del presidente, por más que grupos interesados intenten divulgar la "imagen de Yeltsin

dictador", sino de las organizaciones "nacional-patrióticas fascistoides", para las que ahora hay "condiciones favorables". "La psicología y la conciencia nacional traumatizadas de millones de rusos", dice Shajrái.

El problema para Shajrái reside en que la conciencia nacional "todavía no concuerda con las fronteras de Rusia". "Estamos acostumbrados a pensar en los límites de la URSS, y con su desintegración, nuestra gran nación se siente desamparada", agrega, asegurando que las condiciones creadas ahora son "idénticas" a las que existieron en Alemania cuando Adolfo Hitler subió al poder.

La arena en que se dará la batalla por destituir a Yeltsin será el Parlamento, según el ex viceprimer ministro. Naturalmente, se tratará de usar a Alexandr Rutskói, vicepresidente de Rusia, para reemplazar a Yeltsin, pero en el caso de que éste se niegue, se puede utilizar al Consejo de Seguridad, órgano colectivo que, según la ley, "tiene posibilidades de ponerse por encima del Ejecutivo, reuniendo a sus mejores representantes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de junio de 1992