Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FRENTES DE LA LUCHA ANTITERRORISTA

Antxon Etxebeste echa la culpa a Pakito de haber propiciado su propia detención con sus errores

"No podemos dejar pasar por alto ciertas frases provenientes de esos compañeros [la dirección de ETA] y llegadas a nuestros oídos poco antes de su detención: 'Estamos mejor que nunca a niveles de infraestructura', 'Sabemos que el propio [Manuel] Ballesteros está preparando en persona un operativo contra nosotros". Antxon Etxebeste, con estas frases de una carta que elaboró en abril, responsabiliza al colectivo Artapalo -que encabezaba Francisco Múgica Garmendia, Pakito- de su propia captura en Bidart (Francia) el 29 de marzo. Los errores evidenciados con ese golpe constituyen "un hecho de tal gravedad que sería motivo de exigencia de responsabilidades" para la hoy encarcelada dirección etarra, según Antxon.

Etxebeste, desde su confinamiento en Santo Domingo, ha realizado el análisis más autocrítico que un dirigente etarra haya hecho jamás sobre la situación y el futuro de la banda armada. El texto, titulado Contribución, a la autocrítica y a un debate necesario, muestra además cómo se han desmoronado las más optimistas previsiones de ETA sobre su emblemática campaña de 102. "Hemos querido afrontar el 92 'desde una posición de ataque coyuntural, aprovechando la debilidad técnica del Estado, sin caer en la cuenta de que lo que para nosotros era una mera etapa dentro de la actual fase táctico-estratégica, para el enemigo era un desafío a la propia estrategia ofensiva planificada en consonancia con las fuerzas políticas del Pacto [de Ajuria Enea] y con el concierto internacional. Como consecuencia: el choque frontal de dos ofensivas arbitrado por la relación de fuerzas. El balance: a todas luces desfavorable" para ETA.Etxebeste, a su pesar, elogia el esfuerzo represivo contra ETA: "Si bien el enemigo adolecía de un flanco débil, los eventos de imagen internacional, ha contrarrestado esta eventualidad con una planificación de mayor envergadura que la del simple despliegue policial".

"El año 92 no significa en sí para nadie 'la madre de todas las batallas", pero Antxon cree que hay que ser "conscientes de que la amplia y continuada ofensiva desplegada por el enemigo en todos los frentes, se asemeja mucho a lo que en términos de guerra regular podría caracterizar una ofensiva total"

El texto prosigue más adelante: "Hemos querido medir nuestras espadas en el campo donde precisamente nuestra relación de fuerzas era más débil: el militar. Indudablemente, el enemigo ha aceptado nuestro desafío y aunque su coste ha sido grande (comienzo de año) ha sabido devolver los golpes asestándonos una derrota importante. Aquí no sólo hablaríamos de la caída de Bidart, sino también del desmantelamiento infraestructural de Cataluña. Pero no ha parado ahí su ojo por ojo".

Falta de previsión

A renglón seguido, Antxon Etxebeste implícitamente pasa factura a Francisco Múgica Garmendia, Pakito: "La falta de previsión comienza a evidenciarse al costatar los finos hilos con que la Vanguardia tEtA] tenía-tiene sujetos diversos elementos importantes de su edificio estructural: caída del aparato de cobro del impuesto revolucionario; disminución operativa en Euskadi, prácticamente nula en Álava y Navarra; plazo cada vez más breve de desmantelamiento policial de los comandos ¡legales en Guipúzcoa y Vizcaya; lo mismo referido a Cataluña, Aragón y Andalucía; inexistencia o actividad nula de comandos legales operativos en Euskadi; retaguardia inexistente en el País Vasco-francés".

Antxon da la puntilla a Pakito por esta cadena de fallos: "La caída de Bidart es la evidencia de unas deficiencias estructurales e infraestructurales en disonancia con la línea de combate establecida. Un hecho de tal gravedad que, si no fuera por las justificaciones implícitas en toda nuestra exposición, sería motivo de exigencia de responsabilidades extremas desde la organización y desde el conjunto del MLNV [Movimiento Nacional de Liberación Vasco]" y aquí afila Etxebeste su pluma contra Múgica: "No podemos dejar pasar por alto ciertas frases provenientes de esos compañeros y llegados a nuestros oídos poco antes de su detención, en donde afirmaban: 'Estamos mejor que nunca a niveles de infraestructura'; sabemos que el propio Ballesteros está preparando en persona un operativo contra nosotros"

Pero Antxon teme que la caída de la dirección en Bidart no sea un hecho aislado: "Todos sabemos que las fuerzas que podemos desplegar en la retaguardia, a la defensiva, son relativamente eficaces y por regla biológico-política, cada vez más escasas y más al descubierto. Lo que presagia una cada vez menor posibilidad de reciclaje en condiciones de resistencia factible, con lo que Bidart II, III, pueden reproducirse en cantidad o calidad a la vuelta de la esquina".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de junio de 1992

Más información

  • El dirigente etarra reconoce que la ofensiva del 92 ha supuesto una "derrota" para la banda