Un mal necesario para los reformistas

A la cabeza de los planteamientos reformistas se situó el profesor de Filosofia del Derecho Liborio Hierro, ex subsecretario de Justicia. Hierro, como García Valdés, estimó que la prisión es "un mal necesario, una exigencia amarga, pero imprescindible", ya que "quitar gente de la circulación", dijo, "es positivo". Sin embargo, reconoció que, a veces, el sistema penal puede "conseguir mejor su resultado sin cárcel" y puso como ejemplos los delitos de expresión, el de insumisión y muchos otros en los que "la privación de libertad no aporta nada", dijo.El criminólogo alemán Wolgang Schone consideró que no se puede prescindir de las cárceles, pero rechazó el modelo "tan frío" de prisiones que se proyecta en España, en lugar de "soluciones micro", y propuso alternativas como el trabajo comunitario y el arresto domiciliario. El presidente de la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo José Jiménez Villarejo defendió la existencia de la cárcel, no por la resocialización del delincuente, sino porque la privación de libertad es una pena adecuada frente al comportamiento violento ("no sólo terrorista", matizó) e insolidario, que la sociedad "tiene derecho a repeler".

Más información
Juristas y expertos cuestionan las cárceles y proponen alternativas a la privación de libertad

"Una bestialidad" mejor

El jesuita Jaime Garralda, director de Horizontes Abiertos, reconoció que, a pesar de las mejoras, "la cárcel es una bestialidad", pero dijo que sólo caben alternativas parciales para "aliviar a gente que se destruiría". El criminólogo Antonio Beristain reprochó a la Administración penitenciaria sus carencias en el campo de la investigación y la negativa a "todas mis peticiones para estudiar la cárcel", dijo. El director de la prisión de Nanclares de la Oca (Álava), Manuel Avilés, aseguró que en esta cárcel sí se investiga, aunque se mostró opuesto al "turismo penitenciario: Que presenten un programa y ya veremos".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tanto Avilés como Eusebio Fernández, asesor del secretario general de Asuntos Penitenciarias, detallaron las mejoras de las cárceles en los últimos años. Fernández llegó a hablar de "paso de gigante" en materia de hacinamiento, y más tarde explicó: "Hemos superado la Edad de Piedra, los malos tratos al interno.... que siempre se han perseguido". Aceptó cualquier comparación. "Nos ganarán en medios económicos, pero no en el espíritu y la progresía". Aseguró que los ciudadanos son "más duros que nosotros mismos", dijo.

El diputado socialista Carlos López Riaflo avaló la "gran solidaridad" de la Administración Penitenciaria con los presos y afirmó: "Desde la sociedad se nos pide más dureza y se nos acusa de construir hotreles de cinco estrellas para los delincuentes".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS