Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Barcelona se rendirá ante Frank Sinatra

Finalmente, la ciudad de Barcelona se rendirá ante los ojos azules de Frank Sinatra; los corazones podrán romperse tras una larga y paciente espera de más de 40 años. Una espera interminable plagada de continuos falsos rumores de actuación que siempre acababan en decepción.En la noche de hoy, La Voz actuará por primera vez en tierras catalanas, y ya es triste que sea precisamente en la anunciada como gira de despedida de uno de los más populares cantantes del siglo XX (como mínimo, el que durante más tiempo ha mantenido su nombre en la primera fila, sobreviviendo a las modas y a los gustos cambiantes del negocio del espectáculo).

Sinatra pisará un escenario barcelonés, por primera, vez, con 76 años en el pasaporte, lo que, para los que le han visto actuar recientemente, no parece demasiado, ya que el cantante de Nueva Jersey sigue conservando toda su habilidad y su capacidad para decir las canciones como nadie. La actuación de esta noche estaba anunciada en el miniestadio del Barça, un espacio que prácticamente nunca se utiliza para acontecimientos musicales, pero las torrenciales lluvias caídas anteayer y las previsiones de nuevas tormentas para hoy aconsejaron su precipitado traslado a un local cerrado, cosa de gran dificultad, porque, desde hace ya varios días, todos los espacios posibles están bajo custodia del COOB.

Finalmente, un acuerdo, facilitado por el hecho de que el recital de Sinatra es uno de los platos fuertes de la Olimpiada Cultural, ha posibilitado su traslado al flamante Palau de Sant Jordi. Sin lugar a dudas, Sinatra y sus admiradores barceloneses habrán ganado con el cambio.

Los precios para dejarse seducir por la (lejana) mirada azul de La Voz van de las 3.000 a las 30.000 pesetas, y en la mañana de ayer quedaban ya pocas entradas sin vender. Sinatra se mantendrá en escena poco más de una hora, estará acompañado por una orquesta de 50 músicos, recordará sus éxitos más rutilantes y tendrá el honor de tener como telonero a una de las grandes realidades de nuestro flamenco: Tomatito (quien, por cierto, en cuestión de pocas semanas, y si el tiempo no lo impide, actuará tres veces en la misma Olimpiada Cultural).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de junio de 1992