Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Julio Anguita advierte que IU se convertira en un "zombi" si renuncia a su identidad comunista

Julio Anguita, secretario general del Partido Comunista de España, afirmó ayer que él apuesta como el que más por Izquierda Unida, pero desde su militancia en el PCE, y defendió el mantenimiento de la identidad comunista en IU, con la justificación de que quien renuncia a lo que ha sido "es como si olvidara a su padre o a su madre, y se convierte en un zombi (muerto viviente), en un muñeco". Un día antes de que comience la III Asamblea Federal de IU, Anguita proclamó su visión de esta organización como "un proyecto nuevo, radicalmente distinto de lo que representa el PSOE".

Anguita cosechó los primeros aplausos del millar de personas que acudió anoche a su mitin al matizar que seguirá contribuyendo al desarrollo de IU desde su militancia comunista. En un cierto intento de descalificación de sus adversarios en el debate interno en IU, Anguita intentó identificar a sus rivales con un falso "debate libresco, en torno a palabras y definiciones, alrededor de un vaso de whisky con toda la tarde por delante". Anguita afirmó rotundo que no hay nada que hacer con Felipe González y su Gobierno del PSOE". A este partido lo comparó con un barco al que resultaría imposible cambiarle el rumbo por el hecho de pactar con su capitán. Por ello, explicó, hay que atraerse a la marinería, "o provocar, por qué no, su rebelión, como en El acorazado Potemkin ". También rechazó la estrategia de disputar el electorado del partido socialista porque la ubicación de IU en ese terreno la haría víctima "de los campos electromagnéticos de atracción hacia el PSOE".

Según Anguita, el Gobierno de Felipe González está realizando "la política económica más reaccionaria de toda la CE", con "monumentos yuppies como la Expo", cuando España se encuentra entre los países con más paro de Europa "Nosotros queremos una construcción europea pero con métodos de izquierda, no como se está haciendo", exclamó sin detallar esos métodos.

El líder del PCE hizo estas declaraciones un día antes del comienzo de la III Asamblea Federal de IU, que la coalición afronta dividida en dos sectores: el que forma el PCE y el que configuran los independientes y renovadores agrupados en el colectivo Nueva Izquierda. Existen profundas discrepancias en aspectos tan importantes como la aceptación de la unión europea y de todos los aspectos de la Constitución.

Posible abandono

El portavoz de los independientes, Diego López Garrido, advirtió ayer que este grupo abandonará IU si los acuerdos de la asamblea cuestionan la democracia o la Constitución. El secretario del Partido de Acción Socialista (Pasoc), Alonso Puerta, advirtió al PCE: "No se puede poner a IU al borde de la Constitución". Mientras el PCE defiende que IU sea una federación de partidos, los renovadores exigen su conversión en una única fuerza soberana política y jurídicamente. En este clima de enfrentamiento, el ex coordinador general de IU, Julio Anguita, ha dejado de ser considerado líder del conjunto de IU, al actuar como líder del PCE, si bien los propios renovadores admiten que puede convertirse de nuevo en el "máximo dirigente" según indicó ayer Francisco Palero, uno de los críticos del PCE.

Los integrantes de Nueva Izquierda, entre los que se encuentran los críticos del PCE, el Pasoc y los independientes, decidirán esta noche quien encabeza su candidatura, alternativa a la de Anguita, para el Consejo Político de IU. Su propósito inicial es formar un "encabezamiento colectivo", con los candidatos colocados por orden alfabético. "Preferimos un reparto de responsabilidades en vez de una cabeza pensante que cuando deja de pensar organiza una crisis", explicó con ironía Cristina Almeida.

En una conferencia de prensa destinada en gran parte a responder a acusaciones del PCE y a desmarcarse de las enmiendas a los documentos políticos apoyadas por ese partido, Juan Berga, ex dirigente comunista, aseguró: "Miente quien diga que los renovadores pretenden irse al PSOE".

A los debates que comienzan esta mañana en Madrid, y que concluirán el domingo, está previsto que asistan 1.144 delegados. Según los organizadores, el PCE cuenta con el 70% de los compromisarios y Nueva Izquierda con el resto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de mayo de 1992

Más información

  • Los renovadores denuncian el riesgo de que la coalición se sitúe "al borde de la Constitución"