Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sesión de equilibrio

El equilibrio entre dinero y papel marcó la pauta en la negociación de ayer en la mayoría de los grupos. La noticia de la reducción de la inflación ha dejado al mercado indiferente porque las expectativas siguen siendo malas para el conjunto de la economía, especialmente para el sector industrial. El índice general de Barcelona sigue moviéndose en el entorno del 230%, y sólo si se pusiera fuera de esa posición podría interpretarse como un cambio de sentido. No es así, y de momento la Bolsa se limita a las operaciones a muy corto plazo con esporádicas realizaciones de beneficios.Las previsiones para el medio y largo plazo siguen siendo poco halagüeñas para las empresas. El gran esfuerzo de adaptación que la economía española debe hacer para poder jugar en la primera división de la economía europea a partir del próximo decenio, hace necesario que aquélla se mueva en una fase de crecimiento no inflacionario. Algo que costará lograr para converger en inflación y en tipos de interés. La previsible mayor utilización de la política presupuestaria para contener el déficit público tampoco permite pensar en expansiones auspiciadas desde el sector público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de mayo de 1992