Las agencias inglesas bajan precios por la caída de reservas para viajar a España

El presidente de las agencias de viajes británicas (ABTA), John Dunscombe, ha afirmado en Palma que las ventas de vacaciones en el Reino Unido hacia España han caído tras las elecciones británicas del 10 de abril, lo cual ha obligado a muchas empresas "a bajar sus precios y a realizar ofertas concretas".

"Antes de los comicios, el mercado turístico británico presentaba incrementos del 10% al 12% con respecto a 1991, pero hoy, ante la recesión en las ventas, hemos tenido que revisar esos porcentajes", dijo Dunscombe en Palma de Mallorca, donde ABTA celebrará su congreso en 1993.El directivo británico calificó 1992 como un ano extraño para el sector de vacaciones en el Reino Unido: "Empezamos muy bien, pero ahora nos conformamos con repetir las cifras de 1991. Todos los destinos del Mediterráneo con excepción de Baleares y Chipre se encuentran a la baja".

Las cifras aportadas por la Secretaría General de Turismo -cuyo titular es Fernando Panizo- indican que más de seis millones de británicos visitaron España en 1991, de los que 5,2 millones lo hicieron por los aeropuertos, con un descenso del 3% respecto a 1990.

"No existe una razón con creta para explicar la atonía en las ventas tras las elecciones. Nosotros esperábamos un boom turístico que se ha enfriado en las últimas semanas"' dijo Dunscombe.

Con respecto a la conflictividad social en España y la reciente huelga hostelera de Semana Santa, el presidente de ABTA explicó que estas circunstancias, "no han tenido demasiada repercusión en la prensa británica, pero si continúan la temporada turística correrá grave peligro".

Dunscombe se refirió también a las actividades que está desarrollando en España el empresario británico Harry Goodman, que presidía el grupo International Leisure Group (ILG) en el momento de su quiebra (marzo de 1991) y que dejó deudas estimadas en 1.000 millones en el sector turístico español.

"A ABTA no le consta que el señor Goodman vuelva a estar relacionado con los negocios turísticos, porque además se le prohíbe expresamente como directivo de una empresa que ha dejado deudas millonarias". Goodman presidía un holding integrado, entre otras empresas, por la charter Air Europe y el operador Intasun. Los empresarios hoteleros españoles de Zontur difundieron un comunicado para denunciar las actividades de Goodman en la visita que realizó la semana pasada a Palma de Mallorca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de mayo de 1992.

Lo más visto en...

Top 50