El Gobierno quiere que Euskadi asuma la reinsercion de presos de ETA

La gran ofensiva contra el terrorismo, tras la detención de la cúpula de ETA, se va a producir en los próximos meses en las prisiones. Este es el análisis Ministerio del Interior, según el cual la ruptura de la homogeneidad de los presos es una condición indispensable para acercarse al punto final. La impopularidad creciente de los beneficios penitenciarios concedidos a algunos reclusos ha llevado al Gobierno a proyectar el traspaso del peso de la reinserción a las instituciones vascas.

El objetivo final, según coinciden en señalar responsables políticos y policiales, es conseguir que las cárceles y el grueso del bloque de más de 500 presos de ETA presionen ante la organización a favor de la paz, en contra de lo que ha venido sucediendo hasta ahora. Pero el Ejecutivo cree que las medidas de reinserción serán mejor comprendidas por la opinión pública si son las instituciones de Euskadi las que controlan la progresión de grado de los reclusos, que puede llegar hasta situaciones cercanas a la libertad condicional y los permisos."En Euskadi, la reinserción tiene una alta aceptación social, mientras en el resto de España cada vez se acepta peor", afirman responsables de Interior. "No es posible desarrollar una política tan delicada como ésta con la opinión pública en jarras", añaden.

El traspaso a las instituciones vascas de la política de reinserción, cuyo ejemplo actual más señalado es el de Isidro Etxabe, recluido ya en una cárcel vasca, choca con obstáculos legales. El Ejecutivo de Vitoria no ha recibido aún la transferencia de las tres prisiones de su territorio y no podrá hacerlo hasta que se derogue un decreto de coordinación de la política penitenciaria, según un mandato del Parlamento vasco.

Página 15

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 09 de mayo de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50