Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La plantilla del Barcelona, molesta con Stoichkov

La plantilla del Barcelona considera que la actitud del búlgaro Hristo Stoichkov puede perjudicar la tranquilidad del equipo en la recta final del campeonato de Liga y en la final de la Copa de Europa. El técnico, Johan Cruyff, se negó ayer a hacer comentarios sobre su caso, pero su ayudante, Carles Rexach, fue muy elocuente: "Estamos en manos de Stoichkov".

A pesar de que inicialmente los jugadores barcelonistas intentaron restar trascendencia a la inscripción provisional de Stoichkov por el Nápoles, lo cierto es que la actitud del jugador búlgaro ha molestado en el vestuario, que parece muy unido con Cruyff. Precisamente, el técnico invitó ayer a todos los jugadores a una comida, en su nueva mansión, para celebrar su 45º cumpleaños. Stoichkov llegó tarde por el retraso de su vuelo procedente de Suiza, donde el martes disputó un partido amistoso con la selección de su país. El delantero se negó a hacer comentarios sobre su situación, de la que ya está al corriente Cruyff por su boca y la de su representante, José María Minguella.

Previamente, el entrenador ya había informado a la plantilla de la situación y obtuvo una respuesta unánime de apoyo, según ha podido saber este diario. Poco más o menos, a Cruyff se le llegó a decir que, si prescindía del goleador búlgaro, no habría problemas de ningún tipo.

Las palabras pronunciadas ayer por Ronald Koeman fueron muy significativas: "En este club es difícil tener tranquilidad. Sabíamos que estas cosas tenían que pasar algún día. Hristo tiene que decidirse. Lo mejor es que deje las cosas claras de una vez. Yo creo que el problema no es de él, sino de su representante".

Rexach también fue muy claro al respecto: "No ha hecho ninguna gracia su actitud porque nos encontramos inmersos en el final de la Liga y también estamos preparando la Copa de Europa. Ya veremos lo que pasa. Lo que está claro es que estamos en las manos de Stoichkov. Él es quien tiene la última palabra porque en su contrato hay una clásula de rescisión y, si se hace efectiva, se puede ir".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de abril de 1992

Más información

  • Rexach: "Estamos en manos del búlgaro"