120.000 personas piden más autonomía para Aragón en una manifestación sin apoyo del PSOE

Cerca de 120.000 personas, según los organizadores y datos de la propia Policía Local, participaron ayer en Zaragoza en la manifestación convocada por todos los partidos políticos, menos el PSOE, a la que se sumaron más de un centenar de organizaciones y colectivos, para solicitar autonomía plena para Aragón.El origen de la convocatoria de la manifestación partió tras la firma del pacto autonómico por el Gobierno central , el PP y el PSOE.Convocaron y organizaron la movilización la llamada Mesa de Partidos , así como organizaciones sociales y sindicatos .

Entre los convocantes estaban el Partido Aragonés (Par), PP, Izquierda Unida, Chunta Aragonesista y CDS, y se sumaron más de 100 colectivos: todos los sindicatos, incluidos UGT y CC 00, organizaciones empresariales y agrarias, asociaciones culturales,, recreativas y vecinales, colegios profesionales, 30 organizaciones juveniles englobadas en la Plataforma Joven, y diversas instituciones y ayuntamientos, entre ellos el de Zaragoza.Los populares, que gobiernan en Aragón con el Par, entraron en contradicción al firmarse el pacto autonómico, pues uno de los puntos clave del programa común era la reforma del Estatuto. El pacto autonómico provocó, por ello, una crisis en el Gobierno de coalición Par-PP que se saldó con el anuncio del presidente, el regionalista Emilio Eiroa, de la convocatoria de una manifestación para el 23 de abril.

El PP argumentó que la manifestación no podía convocarla el Gobierno, sino los partidos e indicó que no asistiría si en la misma se iba contra el pacto autonómico. Luego, se hicieron cargo de su organización todos los partidos, incluido el PP, e invitaron al PSOE insistentemente a participar.

Los socialistas decidieron no apoyar ni participar en la manifestación, en parte por el origen de la misma y, sobre todo, por entender que el pacto autonómico suscrito con el PP "es bueno para Aragón".

El secretario general de los socialistas aragoneses, José Marco, declaró: "Somos muchos los que vamos a seguir trabajando por esta tierra, pues no conocemos otra manera de hacer territorio. Quizá otros apuestan por gritar, pero al final la carrera es maratón y sabremos quién tiene razón. Nosotros apostamos porque nuestra tierra ocupe el lugar que le corresponde y vamos a luchar por conseguirlo".

El alcalde de Zaragoza, Antonio González Triviño, sin embargo, desoyendo las recomendaciones de su partido, incluida la Ejecutiva federal, participó en la manifestación con ocho de los 15 concejales del Grupo Socialista, en cumplimiento, dijo, del acuerdo del pleno del Ayuntamiento, aprobado con los votos de todos los grupos, menos el del PSOE.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Divisiones socialistas

González Triviño declaró ayer que se encontraba "encantado" de estar aquí en la manifestación con mis convecinos. Esto es una gran fiesta y no va contra nadie. El secretario federal de Política Constitucional, Abel Caballero, llamó la víspera al alcalde para disuadirle de que no asistiera a la manifestación y el secretario de Organización, José María Benegas, dijo que incurrirían en indisciplina aquellos militantes socialistas que participasen en la marcha.

La actitud de González Triviño acentúa la crisis abierta entre el sector mayoritario del PSOE aragonés, vencedor del congreso extraordinario y encabezado por José Marco, y el minoritario que encabeza el propio alcalde de Zaragoza.

La manifestación partió a las doce de la mañana de la plaza de San Francisco y la encabezaban los presidentes del Gobierno autónomo, Emilio Eiroa (Par); de las Cortes regionales, Ángel Cristóbal Montes (PP); el alcalde de Zaragoza, Antonio González Triviño (PSOE) y el Justicia de Aragón, Emilio Gastón, quienes junto con los líderes de los partidos y fuerzas convocantes y parlamentarios, portaban dos pancartas de nueve metros cada una, con los lemas Autonomía plena, ya y Por la reforma del estatuto.

La manifestación recorrió en poco más de una hora los escasos kilómetros hasta la plaza de España en medio de un ambiente festivo y colorista con miles de banderas de Aragón y pancartas reivindicativas. Cientos de tambores y bombos redoblaron durante la marcha, que transcurrió sin incidentes. Más de 15.000 personas vinieron a Zaragoza desde diversos puntos de la región en autobuses fletados por los organizadores. El himno de Aragón dio paso a la lectura del manifiesto final elaborado por los partidos convocantes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS