La ejecución de 17 surafricanos amenaza el proceso de reforma política

El Gobierno surafricano anunció ayer la inminente ejecución, por la horca, de 17 criminales condenados a muerte. La decisión de acabar con el aplazamiento de dos años de dichas sentencias provocó comunicados de protesta de las organizaciones de derechos humanos, que han señalado el peligro de que este hecho provoque "una terrible vuelta atrás" en las negociaciones entre Gobierno y oposición, que ayer se reanudaron para la elaboración de la nueva Constitución democrática y multirracial.Los condenados son 17 acusados de crímenes comunes. Sus ejecuciones fueron aplazadas poco después de que, en 1989, asumiese el Gobierno el presidente De Klerk, que rechazó las peticiones de clemencia de los condenados.

El ministro de Justicia surafricano, Roelf Meyer, manifestó ayer, poco antes de que se reanudase la primera reunión entre Gobierno y oposición tras el referéndum sólo para blancos realizado la pasada semana, su confianza en que se resuelva el potencial bloqueo entre las dos partes para lograr la elaboración de la nueva Constitución.

Durante el fin de semana, Meyer dijo que no podrá haber ningún avance para la formación de un Gobierno interino mientras el Congreso Nacional Africano (ANC) no desmantele el Umkontho We Sizwe, su brazo armado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de marzo de 1992.

Lo más visto en...

Top 50