Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El irlandés asesinado en un hotel fue muerto a botellazos

Alan Hyde, el joven irlandés de 21 años que fue encontrado muerto en la noche del sábado en su habitación del hotel Clíper, falleció a causa de los golpes que recibió en la cabeza con una botella de cristal, según informaron ayer fuentes policiales.La autopsia practicada al cadáver en el Instituto Anatómico Forense revela que la muerte le sobrevino por una hemorragia cerebral provocada por fuertes traumatismos craneales.

Sobre la once de la noche del sábado, un huesped llamó al conserje del céntrico hotel madrileño para protestar por los ruidos que venían de la habitación colindante. El empleado del hotel subió para comprobar qué sucedía. Después de no recibir respuesta, abrió la habitación y encontró el cadáver del joven envuelto en una manta, maniatado y en medio de un charco de sangre. Junto a él había una botella rota. Media hora antes le había visto entrar acompañado por un joven de color.

Hyde había llegado a Madrid el pasado día 12 y tenía previsto regresar hoy a su país. Las primeras pesquisas sobre el móvil del asesinato, que investigan inspectores del grupo de Homicidios de la Brigada Judicial de Madrid, apuntan a que pudo deberse a un problema de tráfico de drogas o de prostitución. La policía sospecha que el autor del crimen fue el joven que le acompañaba, y que salió del hotel nervioso y con la cara cubierta por una camiseta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de marzo de 1992