Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un elegido de 'rebote' que suscita adhesiones

Leopoldo Torres llegó a la Fiscalía del Estado de rebote, en sustitución de Javier Moscoso, tras no haber sido elegido senador en las elecciones legislativas de octubre de 1989, pese a ir en las listas y ser candidato in péctore a la presidencia del Senado.Su llegada a la Fiscalía estuvo marcada por la presentación de una querella contra el diario El Mundo, en contra de la opinión generalizada de toda la carrera fiscal y de sus principales asesores. En contra de la tradición de cortesía de los tribunales, que siempre habían admitido todas las querellas firmadas por el fiscal del Estado, ésta no fue admitida a trámite, lo que aumentó las críticas contra su nombramiento. La situación ahora se ha invertido y hoy toda la carrera, desde el Consejo Fiscal hasta las juntas de las pequeñas fiscalías, pasando por las dos asociaciones de fiscales, elaboran comunicados de adhesión y felicitaciones personales por su postura en el conflicto.

Fuentes de la carrera fiscal señalaron que la situación de Torres nunca ha sido cómoda, al tener que deambular entre las reivindicaciones de los fiscales, bastante postergados en los últimos tiempos, y el papel de fiscal "nombrado por el Gobierno" que desde el ministerio se le pretende atribuir. Según estas fuentes, en el ministerio no han visto con buenos ojos que no haya sabido parar a tiempo el caso Guerra, ni las frecuentes rebeliones de los Fiscales o su explícita petición de que Justicia introdujese el cuarto supuesto en la ley del aborto.

Sin embargo, la crítica más extendida a su gestión ha sido la supuesta falta de independencia del fiscal General respecto del Gobierno. Esas críticas se han redoblado tras la interposición de querellas contra miembros de HB "a instancias" de Felipe González", o con la polémica orden impartida a la fiscalía de Castellón para que se abstuviese de acusar de delito ecológico al presidente de Endesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de marzo de 1992