Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montenegro decide si se suma a la 'nueva Yugoslavia'

Unos 420.000 montenegrinos estaban convocados ayer a las urnas para apoyar el plan de las autoridades de Titogrado de unirse a Serbia en la constitución de la nueva Yugoslavia. Hacia las cuatro de, la tarde de ayer, más del 50% de los electores había acudido a las urnas para pronunciarse sobre su deseo de seguir formando parte de una federación yugoslava con la república de Serbia.Con una pregunta que insistía en la soberanía de Montenegro, la convocatoria de ayer intenta impedir que el creciente malestar entre los montenegrinos sobre su sumisión total a la política de Belgrado afecte negativamente al resultado final.

"¿Quiere usted que Montenegro sea una república soberana que un régimen de igualdad con otras esté integrada en Yugoslavia?". La oposición ha llamado al boicoteo de este referéndum por considerarlo una farsa. El presidente montenegrino, Momir Bulatovic, amenazó con dimitir si no vence el voto afirmativo, lo que, sin embargo, es muy improbable.

Al mismo tiempo se pregunta a los ciudadanos si quieren que la capital vuelva a adoptar su nombre histórico de Podgorica y se desprenda de su actual nombre en honor del padre de la Yugoslavia socialista losip Broz, Tito.

Tras la llegada de Slobodan Milosevic al poder en Serbia, uno de sus primeros pasos fue derribar en su "revolución antiburocrática" al poder existente en Titogrado y encumbrar a hombres como Momir Bulatovic y Branko Kostic, que le han sido desde entonces ciegamente leales. Tan sólo en los últimos meses, con los reveses sufridos por Milosevic en el terreno internacional, Bulatovic ha intentado distanciarse algo del líder serbio y paliar la sensación de sumisión incondicional al poder serbio.

En todo caso, el sí en el referéndum es absolutamente imprescindible para los planes de Serbia de establecer una continuidad de Yugoslavia, aunque sólo sea compuesta por dos repúblicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de marzo de 1992