Salpicaderos libres de 'papelitos'

Un breve paseo por las calles del barrio de Salamanca demuestra que la mayoría de los conductores se están ahorrando el trabajo de poner sus tarjetas de la ORA. Y eso a pesar de ser una de las zonas en las que supuestamente se concentran los vigilantes -pertenecientes a la plantilla de la EMT- que no están secundando la huelga.A primeras horas de la tarde del pasado jueves era difícil encontrar un coche con papelito en las calles de Goya, General Pardiñas, Núñez de Balboa, Castelló y Hermosilla. Junto al Alfa Romeo despistado que había perforado correctamente su tarjeta, un listillo aparcado junto a él utilizaba un papelito del mes de enero. Los que no lucían el distintivo de residente, minusválido o tarjetas similares tenían el salpicadero libre de polvo y tarjeta.

Más información

Ese mismo día, en el estanco de la calle de la Virgen de los Peligros ni siquiera tenían a la venta los impresos del aparcamiento: "¿No ve que los de la EMT están de huelga?", decía la mujer, que se limitaba a vender mecheros y a sellar quinielas. Un poco más abajo, en la calle de Alcalá, en la oficina central de Tabacalera, los dos hombres que atienden aseguran que la venta de impresos de aparcamiento ha bajado muchísimo. "Ya lo notamos desde la sentencia que declaraba eso ilegal, pero el colmo ha sido la huelga de la EMT", comentan. El estanquero de un quiosco de al lado se echa las manos a la cabeza. No vende nada.

Una estanquera de la calle del Príncipe de Vergara, sin embargo, dice que vende lo mismo. "Además, deben de poner unas multas de espanto, porque esta mañana han comprado un montón de papeles de pagos al Estado", comentó la mujer.

En estos días es difícil encontrar controladores. Mientras, los policías municipales se dedican a multar la doble fila. El agente que trabajaba en O'Donnell confirmó no tener instrucciones de multar las infracciones de la ORA. Si lo hubiera hecho, se habría puesto las botas. Ninguno de los coches aparcados en derredor había puesto papelito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de febrero de 1992.