Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Un leve 'vacío de aire'

A media mañana, el rumor de sables moscovita apagó los ecos de un comienzo bastante espectacular. Las bolsas europeas enmudecieron por unos instantes, siguiendo los temores desatados por una advertencia de Shevardnadze en Frankfurt. En las cuatro esquinas del parqué madrileño se oía la misma reflexión: la experiencia demuestra que, en el 80%, estos sustos no influyen. "Nunca hay que secundar a la masa", la consigna de Barnard Baruch, el economista que fue presidente de la Bolsa de Nueva York, se expandió por los subconscientes. Y así fue como el conjunto de posiciones obstinadamente aisladas acabó por aislar los mercados de acciones de la inestabilidad política a orillas del Volga.Sin embargo, cuando los acontecimientos proyectan sus sombras, estas caen tarde o temprano sobre las cotizaciones. Pensando en esto, las firmas de inversión fueron suspendiendo sus operaciones de riesgo. Sigilosamente se alcanzó un breve vacío de aire, como llaman los bolsistas a la ausencia repentina de órdenes. Todo quedó en susto porque al cierre se recuperó el ánimo sosteniendo el índice en el 259,51. Para hoy, se apuesta por un IPC del 1,5% y por una subasta de certificados sin variaciones serias. Los cambistas seguirán pendientes del Bundesbank, señala un informe de la firma británica G.T. Management.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de febrero de 1992