Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Largo plazo

El escaso interés de la inversión por la Bolsa se reflejó de nuevo en la sesión de ayer. El volumen de negocio, aunque con ligero aumento respecto a días anteriores, no reflejó una toma de posiciones claras. El índice sigue moviéndose con suaves empujones sin rumbo. El precio de los títulos, medido por el per, está 10 veces por encima de los beneficios, el más barato de los países de nuestro entorno. Según datos del sector, el per es de 20 veces en Estados Unidos, de 37 veces en Japón, de 16 en Suiza y de 15 en Alemania. En todos estos países los tipos de interés reales son la mitad o menos de la mitad de los españoles.La Bolsa no tira, pero al menos teóricamente tiene un, potencial de crecimiento de precios mucho menor que el de otras bolsas. Este hecho provoca cada vez más la deserción del mercado del dinero a corto. Sólo la inversión a medio y largo plazo tiene sentido en una Bolsa aburrida que tiene posibilidades teóricas de crecer siempre que no cambie el ciclo económico internacional.

La inversión se mantiene a la espera de conocer el dato de la inflación durante el mes de enero. Aunque el dato puede estar descontado en los precios, el mercado quiere saber cómo afectará esto a los tipos de interés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de febrero de 1992