Un hotel de ocho plantas se desploma en Santander por el mal estado del hormigón

"Ha sido horrible. Estaba trabajando en el piso séptimo, el penúltimo de¡ hotel, cuando las vigas comenzaron a doblarse entre un enorme estruendo. Habíamos entrado al tajo media hora antes y calculo que eran las 6.30 cuando ocurrió todo. Enseguida el interior del edificio quedó a oscuras. A tientas y envuelto por el polvo busqué la escalera principal; lo mismo que la del servicio, vi que no estaba afectada por el hundimiento, que, según mis cálculos, duró 30 segundos". Un superviviente relataba así ayer el derrumbamiento de las ocho plantas del hotel Bahía de Santander. Técnicos municipales y sindicatos achacan el desplome al mal estado del hormigón. Doce operarios quedaron sepultados: tres cadáveres fueron rescatados; otros siete obreros ingresaron en el hospital. Anoche continuaba la búsqueda de los dos obreros que permanecen sepultados, a los que se da por muertos.

Más información
Un edificio con 41 años de antigüedad
Una tensa espera ante las ruinas y los escombros

Varias plantas y unos 300 metros cuadrados de la fachada del hotel Bahía, uno de los edificios emblemáticos de Santander, se vinieron abajo. En su lugar quedó un inmenso montón de escombros y un enorme hueco desde el tejado hasta la planta que ocupaban los comedores. El edificio, de 26 metros de altura, tiene sus ventanas abiertas a tres calles y fue cerrado al público el 1 de diciembre para su remodelación. Una veintena de operarlos trabajaba en las plantas altas desmontando tabiques cuando sobrevino el derrumbe, que pudo comenzar en la última planta que empujó a las otras.El capataz de la obra relataba en el lugar de los hechos los prolegómenos de la tragedia: "El techo comenzó a agrietarse y vimos que se nos venía encima. Si llega a ser un poco más tarde nos coge justo en el cambio de cuadrillas y nos sepulta a todos".

El cadáver de Rafael Santiago Martín, de 26 años, fue extraído a las 14.00 de los cascotes. Este joven había permanecido en paro hasta que en diciembre se incorporó a los trabajos en el hotel. El cuerpo fue localizado por uno de los 10 perros especializados llegados del País Vasco. La segunda víctima, rescatada a las seis de la tarde, es Jesús Álvarez Alonso, de 56 años.

"Corrí entre ayes"

"Algunos compañeros trataron de buscar protección bajo las ventanas. Yo no lo pensé más, y entre ayes de los que ya podían estar heridos, corrí escaleras abajo". Así narra su tragedia uno de los 20 obreros que se hallaban en el edificio, un hombre de unos 45 años que se niega a dar su nombre. Los siete primeros trabajadores heridos fueron extraídos de las ruinas antes de las nueve de la mañana.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los trabajos continuaban anoche con extremas medidas de seguridad, después de que fuesen suspendidos momentaneamente por temor a un nuevo derrumbe. Sobre la 01.15 de hoy fue rescatado el cuerpo sin vida de Ángel Haya, hallado a tres metros del lugar donde se encontró el segundo cadáver. Anoche seguía la búsqueda de Julio Serrano y Gonzalo Montalbo.

José María Cárdenas, aparejador municipal, relató que, hacía pocos días, miembros de Ascán, la empresa contratista de las obras, habían manifestado en el Ayuntamiento su desconcierto ante el hallazgo en el interior del Bahía de muestras de hormigón mezclado con hierro en, aparentemente, no muy buen estado de conservación, por lo que decidieron encargar análisis a un laboratorio especializado.

José María García Moncó, ingeniero asesor de la empresa Ascán, responsable de la reforma, atribuyo el derrumbamiento a la rotura de uno o varios pilares de las plantas superiores. "Hace10 días", puntualizó, "advertimos que había deficiencias en el hormigón. No pensamos en suspender las obras y sí en tomar medidas para evitar cualquier contingencia". Y agregó: Un pilar nunca avisa de que se vaya a colapsar. Así que creo que en estos años pudo haber un riesgo potencial de que el hotel se hundiese a pleno funcionamiento".

El Ayuntamiento de Santander ha anunciado que abrirá una investigación para aclarar lo sucedido. El alcalde, Manuel Huerta, volvió urgentemente a la capital desde. Valencia, donde asistía a una reunión de su partido, el PP. Ante las ruinas, Huerta exclamó: "Parece como si hubiera caído una bomba. Recuerda a las películas de la II Guerra Mundial

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS