Croacia celebra su independencia con entusiasmo

Zagreb / Belgrado - 16 ene 1992 - 23:00 UTC

Una celebración entusiasta, a pesar de los llamamientos del Gobierno a la introspección y al recuerdo a los caídos, y la convicción de que, aunque continúe la guerra, el país ha entrado en una nueva fase de su historia dominaron en Zagreb la primera jornada tras el reconocimiento internacional de Croacia, especialmente de la CE. Entretanto, representantes serbios y de la minoría serbia en la república de Bosnia-Herzegovina condenaron ayer a la Comunidad por lo que consideran una violación flagrante de la carta de la ONU.

Más información

Danke, Deutschland (Gracias, Álemania), una empalagosa canción de entusiasmo germanófilo repetida una y otra vez por televisión, demostraba el sincero agradecimiento de la población croata Alemania y el desastre político de aquellos Gobiernos occidentales que intentaban frenar un aumento de la influencia alemana en la región con su defensa implícita del régimen serbio. El resultado es una autoridad y. un prestigio de Alemania sin precedentes en la región.El embajador extraordinario alemán, Klaus Peter Kleiber, había declarado el miércoles que Alemania fiscalizará el respeto del Gobierno croata a las minorías, y especialmente a la serbia, pero calificó abiertamente a "la dirección actual de Serbia y al Ejército yugoslavo" como los agresores en la guerra, de los cuales Croacia ha de ser defendida "en nombre de los valores europeos comunes".

La reacción de Belgrado al reconocimiento internacional consistió en una protesta resignada en el tono contra "la violación del derecho internacional" cometida por la CE, pero el alto el fuego se mantuvo en términos generales. Algunas granadas de mortero caídas en Vinkovci y Osijek, unos obuses de tanque disparados contra las posiciones croatas en Zadar y algún otro incidente de tono menor no supusieron, como muchos temían, el principio de una nueva ofensiva serbio federal.

Las fisuras que la cuestión balcánica está creando en todas las alianzas internacionales son cada vez más evidentes. Macedonia, la república meridional yugoslava, no fue reconocida por la CE, pese al dictamen positivo de la Comisión de Arbitraje comunitaria, debido a la fiera oposición de Grecia a la existencia de un Estado vecino que lleve tal nombre.

Las autoridades macedonias han rechazado toda sugerencia de cambiar el nombre. Sin embargo, el reconocimiento de Macedonia por parte de terceros, países, como Bulgaria, ha provocado ya un serio enfrentamiento entre Sofía y Atenas. El Gobierno griego llamó al encargado de negocios búlgaro y declaró que la decisión de Sofía de reconocer a Macedonia "tiende a desestabilizar los Balcanes

Los presidentes griego, Constantino Mitsotakis, y serbio, Milosevic, se reunieron ayer en la capital griega, donde afirmaron que una solución justa al conflicto implica la continuación de la existencia de Yugoslavia. Mitsotakis declaró que el reconocimiento de Eslovenia y Croacia como Estados independientes por parte de la CE y otras naciones "no ha borrado del mapa a Yugoslavia, que continúa existiendo como país. Además, Mitsotakis expresó su esperanza de que Turquía no reconozca a Macedonia como república independiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 16 de enero de 1992.

Lo más visto en...

Top 50