Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey deberá ser operado en una rodilla tras sufrir un accidente mientras esquiaba en Baqueira

El Rey deberá someterse a una operación para curar la lesión que se produjo el sábado en la rodilla derecha, cuando sufrió un accidente mientras esquiaba en las pistas de la estación leridana de Baqueira-Beret. Manuel-Alex Vidal, responsable del servicio médico de la estación, que atendió a don Juan Carlos, declaró ayer a EL PAÍS que el Rey sufre una "fractura de la meseta tibial externa, que requiere intervención quirúrgica". El accidente, según la Casa Real, se produjo cuando don Juan Carlos "fue alcanzado por otro esquiador que, al intentar girar, resbaló y derribó al Rey".

Como consecuencia del accidente, se anuló el almuerzo que don Juan Carlos tenía ayer concertado con el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, y la Familia Real optó por suspender sus vacaciones en Baqueira-Beret. Estas se habían iniciado el pasado día 26 y debían prolongarse hasta después del día de Año Nuevo. El Rey, que tiene la pierna derecha enyesada desde la medianoche del sábado, pasó la mañana de ayer reposando en la residencia de la Pleta, que ocupan el jefe del Estado y su familia durante sus estancias en el Pirineo catalán.A primera hora de la tarde, salió de la citada residencia andando con muletas y, antes de subir a un automóvil, comentó en tono jocoso a los fotógrafos que le aguardaban: "Aquí tenéis al Rey lesionado". Don Juan Carlos restó importancia al accidente, afirmando: "Esto le puede pasar a cualquiera. Lo peligroso", agregó, "no es esquiar, sino los esquiadores". El Monarca ignora la identidad de la persona que le derribó y, según comentó en privado, el esquiador tampoco le reconoció aunque le preguntó si le había hecho daño antes de proseguir el descenso, informa desde Lérida Lluís Visa.

A las cinco de la tarde, un helicóptero del Ejército del Aire despegó desde la cercana localidad de Vilaller con rumbo al palacio de la Zarzuela, llevando a bordo al Rey y a doña Sofía. Las infantas Cristina y Elena se quedaron en Baqueira, aunque regresarán a Madrid para pasar la noche de fin de año junto a sus padres.

Encontronazo fortuito

La lesión y la convalecencia posterior obligarán al Rey, que el 5 de enero cumple 54 años, a guardar reposo durante un periodo que puede prolongarse por espacio de hasta tres meses, en opinión de varios especialistas. El primer compromiso oficial que podría verse afectado por el accidente es la celebración de la Pascua Militar, tradicionalmente presidida por don Juan Carlos, que coincide con el día de Reyes.

El encontronazo con el otro esquiador se produjo pasadas las tres de la tarde del sábado, al parecer en la pista de debutantes de la estación de de Baqueira. El Rey se encontraba prácticamente parado, cuando un esquiador que descendía, perdió el equilibrio y golpeó con la parte trasera de sus esquíes a don Juan Carlos, que cayó al suelo. El Monarca se levantó por su propio pie y no dio importancia a la caída, hasta el punto de que, sobre las 16.30, recibió a Pilar Busquets, presidenta del Consejo General del Vall d'Aran, órgano de autogobierno de la comarca, quien no apreció cojera alguna por parte del Rey, que aún vestía su equipo de esquiador.

Sin embargo, ya por la noche del sábado, don Juan Carlos empezó a sentir molestias en la rodilla derecha, visiblemente hinchada. Ante esa situación, el doctor José María Figueras, médico personal del Jefe del Estado, optó por avisar a su colega Manuel-Alex Vidal, responsable del servicio médico de Baqueira-Beret. En compañía de la reina Sofía, don Juan Carlos se trasladó al centro médico de la estación, donde se le hicieron varias radiografías y, tras comprobar la existencia de la lesión, se le colocó un yeso plástico, que inmoviliza la pierna desde el tobillo a la ingle.

Según el doctor Vidal, el Monarca se encontraba "muy tranquilo" y su estado de ánimo era "buenísirno", pese a que tenía fuertes dolores. La lesión que sufre, explicó el médico, "es muy corriente entre los esquiadores", hasta el punto de que "ayer mismo [por el sábado] atendimos otra igual, además de la del Rey". La fractura "requiere de intervención quirúrgica" para su curación, si bien la operación no es urgente, y "puede afirmarse casi con total seguridad que no deja ninguna secuela", aunque obliga a una prolongada convalecencia.

Fuentes del Palacio de la Moncloa calificaron ayer de "accidente fortuito" el contronazo del Rey con otro esquiador e insistieron en la "escasa relevancia" de la lesión, al igual que hizo la Casa Real. Según fuentes de La Zarzuela, el Rey descansaba anoche con normalidad" informa Europa Press.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de diciembre de 1991

Más información

  • Don Juan Carlos y doña Sofía suspenden sus vacaciones en el Pirineo y regresan a Madrid