La CE reconocerá a las repúblicas yugoslavas de Croacia y Eslovenia el 15 de enero

La Comunidad Europea (CE) acordó esta madrugada reconocer oficialmente a las repúblicas secesionistas yugoslavas de Croacia y Eslovenia para el 15 de enero, según informa Reuter citando declaraciones del ministro belga de Exteriores, Mark Eyskeng, tras concluir una larga reunión de los ministros de Exteriores comunitarios en Bruselas. Los Doce acuñaron también una doctrina común sobre el reconocimiento como Estados de las nuevas repúblicas independientes surgidas en Europa por el desmembramiento de Yugoslavia y de la URSS.

Alemania no quería vincularse al criterio de la mayoría, que pedía un plazo prudencial de espera. El ministro Hans-Dietrich Genscher declaró que su país oficiafizaría las relaciones con Croacia y Eslovenia "en 48 horas o, como máximo, el próximo lunes". Para ese día está previsto un nuevo Consejo de Ministros de la CE.La CE no reconocerá las nuevas entidades regionales que surjan como resultado de una agresión. La doctrina común pretende que la CE dé cumplimiento al principio de autodeterminación y a la vez pueda afrontar los "cambios históricos" en Europa del Este. El reconocimiento estará reservado a los nuevos Estados constituidos sobre bases democráticas que asuman las obligaciones internacionales contraídas y estén comprometidos en la solución de conflictos por medios pacíficos.

Los criterios que han de cumplir los nuevos Estados independientes son:

-Respeto a la Carta de la QNU y a los compromisos del Acta Final de Helsinki y a la Carta de París de la CSCE, especialmente en lo que se refiere al Estado de derecho, democracia y derechos humanos.

- Garantías para los derechos de grupos étnicos y minorías.

- Respeto a la inviolabilidad de las fronteras, que sólo podrán modificarse por medios pacíficos y de común acuerdo.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

- Aceptación de todos los compromisos sobre desarme, y no proliferación nuclear.

- Arreglo negociado de las problemas de sucesión de Estado y conflictos regionales.

Sentadas estas bases, la reunión de los Doce se convirtió en el primer ejercicio práctico de la política exterior común con que piensan dotarse tras el acuerdo de Maastricht. Aunque la Unión Europea aún no ha entrado en vigor, las diferencias sobre Yugoslavia fueron la primera muestra de lo difícil que será llevar a la práctica una acción exterior común de los Doce.

El ministro alemán Hans-Dietrich Genscher llegó a la reunión con el compromiso firme de su Gobierno de reconocer de inmediato a Eslovenia y Croacia como repúblicas independientes de lo que era el Estado federal de Yugoslavia. La presión interna obliga a esta decisión, que, según fuentes gubernamentales, se producirá el próximo jueves. Ante la presión de la mayoría, Genscher aceptó esperar como máximo una semana. Dinamarca y Bélgica apoyaban la tesis de reconocimiento inmediato e Italia asumió ayer una actitud intermedia.

Prematuro

La mayoría se inclinaba por una actitud de espera "para no caer en el contrasentido", según explicó el secretario de Estado español Carlos Westendorp. El ministro británico Douglas Hurd manifestó que "el reconocimiento es prematuro, aunque algún día habrá que hacerlo". La CE fue quien impulsó la Conferencia de Paz de La Haya, creó la comisión de arbitraje y pidió la intervención de la ONU. Ahora, cuando estas tres instancias, como explicó lord Carrington en la reunión, piden un plazo de espera para un último intento de arreglo pacífico, los Doce, aun por separado, no pueden precipitarse al reconocimiento.

Después de muchas horas de debate, Alemania se mantuvo inflexible. El italiano Gianni de Michelis presentó una propuesta de compromiso, consistente en dar un mes -momento en que los Doce tomarían un acuerdo conjunto- para que la comisión de arbitraje señale qué repúblicas yugoslavas aceptan esos compromisos -Ucrania y las otras repúblicas soviéticas pueden esperar- antes de establecer relaciones diplomáticas. La propuesta italiana ha sido aceptada.

El problema para la coherencia de los Doce es que esa doctrina es aplicable a todas las repúblicas, incluida Serbia, que se comprometan a asumir esos principios. La dificultad añadida es que la antigua Yugoslavia está en guerra y una de las directrices aceptadas es que "el reconocimiento no podrá producirse en una situación de vacío político".

El nuevo portavoz de la misión de observadores de la CE en Croacia, Renilde Steeghs, dijo ayer que en la localidad de Hum, recuperada por las fuerzas croatas, 24 civiles fueron asesinados por los chetniks serbios antes de su retirada. La agencia croata Hina aseguró, por su parte, que 130 civiles de la misma localidad han desaparecido, informa Francesc Relea desde Zagreb.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción