Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AUTOMOVILISMO

Las tensas relaciones entre Francia y Libia amenazan el rally París-El Cabo

La situación de las relaciones políticas entre Francia y Libia, que se han deteriorado con el caso Lockerbie [el derribo de un avión de la compañía Pan Am, del que se acusa a dos libios a los que el líder Muamar el Gaddafi se niega a extraditar], es el principal problema para el desarrollo del nuevo Rally París-El Cabo (Suráfrica), que sustituye al tradicional París-Dakar (Senegal).

Según Gilbert Sabine, máximo responsable de la organización (TSO), las relaciones con los dirigentes políticos de Libia son excelentes: "No existe ningún problema entre TSO y nuestros amigos libios". Sin embargo, si surgiese algún tipo de inconveniente, éste sería gravísimo, ya que el rally saldrá de Francia desde el puerto de Séte para entrar en Africa por Misratah, en Libia. En este país discurrirán las cinco primeras etapas africanas.

11 países

Según el itinerario de la prueba, presentado ayer y que cumple su l4ª edición, los participantes tendrán que superar 21 etapas en 11 países: Francia, Libia, Niger, Chad, República Centroafricana, Camerún, Gabón, Congo, Angola, Namibia y Suráfrica. El recorrido global es de 12.427 kilómetros, de los cuales 6.701 en etapas selectivas y 5.726 de enlace.Después del prólogo, que se celebrará en Rouen el 22 de diciembre, la caravana tomará la salida oficial desde París, para embarcar en Séte el día 23, y llegar a Misratah el día 25. Tras atravesar Libia y pasar por Níger, Chad, Carnerún y Gabón, la prueba se dirigirá al puerto de Punta Negra (Congo), donde los supervivientes embarcarán el siete de enero hacia Lobito (Angola). Esta travesía se ha hecho necesaria ante los últimos acontecimientos ocurridos en Zaire, que. han impedido las etapas que debían pasar por este país. En la última fase, los participantes atravesarán Namibia para dirigirse a Suráfrica, donde la llegada está prevista para el 16 de enero.

Los organizadores cuentan con la participación de un centenar de motos y otro de camiones, y 150 coches. "No es un récord", dijo Gilbert Sabine, "e incluso esperaba una mayor participación. Pero, dada la actual situación económica, no nos podemos sentir insatisfechos".

Sabine también reconoció que había decidido cambiar el final del rally y trasladarlo a Suráfrica tras una convesación con Juan Antonio Samaranch, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI). "Samaranch ya me anunció, en enero de 1991, que Suráfrica sería readmitida en la comunidad deportiva. A mi hijo Thierry [fallecido en accidente en una de las primeras ediciones del rally] le habría gustado. Siempre fue un innovador".

En la lista provisional de participantes figuran seis españoles en la categoría de motos, entre ellos Carlos Mas y Jordi Arcarons; 10 en la de coches, con Salvador Servià y Joan Porcar; y cuatro en la de camiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de diciembre de 1991