Sáez y Serra reciben un breve plazo para mejorar al Athletic y al Mallorca

E. R. / P. C, El técnico del Athletic, Iñaki Sáez, asumió ayer el ultimátum de la junta directiva. Si el Athlétic no derrota el domingo al Zaragoza, dimitirá. Sáez agota así toda capacidad de sorpresa. Sáez mantendría su dimisión de forma permanente hasta que el equipo salga definitivamente del pozo de la clasificación. Caso distinto es el de Lorenzo Serra Ferrer, técnico del Mallorca, actual col ista en Primera, a quien le atribuyen dos semanas de plazo -dos partidos, por tanto-para lograr una victoria. Su presidente, Miguel Contestí, no le dirige la palabra desde hace meses.

La mala situación del Athletic, agudizada con la derrota del sábado en Atocha, ha evidenciado las contradicciones en la junta directiva y en el propio técnico Iñaki Sáez. El presidente huye de las destituciones oficiales con piruetas semánticas. La expulsión de Javier Clemente la pasada temporada se camufló con el nombramiento de asesor presidencial; la próxima de Iñaki Sáez se vestirá de dimisión aunque el presidente ratificara hace una semana su confianza en el técnico y éste asegurase con solemnidad que no había pensado en dimitir.

La nota del comité ejecutivo de la junta directiva instaba a Iñaki Sáez a proceder a la realización de un cambio inmediato en la trayectoria del equipo tras garantizar sus cualidades técnicas y humanas; ahora resulta que el entrenador asegura que se ha comprometido a dimitir si el Athletic no reacciona el próximo domingo. Las múltiples reuniones del pasado fin de semana no han servido sino para ratificar la ceremonia de la confusión que parecen apuntar a los jugadores como únicos culpables. La suerte de Sáez ya está echada y por ello el presidente trata de salvar su imagen distanciándose otra vez de una decisión de su exclusiva competencia.

El banquillo rojiblanco se ha convertido en una silla eléctrica desde hace seis años, a la que Sáez no ha escapado tampoco. De consumarse- su destitución, el presidente rojiblanco se vería obligado a utilizar a su actual gerente, Jesús Aranguren, en funciones de entrenador.

División en Mallorca

La situación en el Mallorca, equipo que precede como colista al Athletic, es diferente. El relevo del técnico Lorenzo Serra Ferrer divide a la junta directiva y a la plantilla del club balear, que atraviesa por una de sus peores etapas deportivas. El Mallorca, con idéntico número de puntos y negativos (cinco), es el colista de la Primera División y el próximo domingo se enfrentará al líder, el Real Madrid, en el estadio Santiago Bernabéu.

Dos vicepresidentes del Mallorca, Guillermo Coll y Javier Cabotá, aseguraron ayer que "en ningún momento se ha cuestionado a Serra Ferrer", declaraciones que contrastan con las del presidente Miguel Contestí tras la derrota ante el Gijón, al subrayar: -"'Algo habrá que hacer porque ahora somos más colistas que antes".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción