El dirigente socialista Manuel Escudero considera necesario democratizar la vida interna del PSOE

JUAN G. IBÁÑEZ, El miembro de la ejecutiva federal del PSOE Manuel Escudero admitió ayer la necesidad de impulsar "una mayor democratización" del partido y de fomentar una cultura de debate sobre ideas en vez de enfrentamientos personalistas. En un debate organizado ayer en Madrid sobre la "crisis y renovación de la democracia" organizado por el Centro de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (CEPES) -que agrupa a ex altos cargos gubernamentales críticos con la política del PSOE y a miembros de Izquierda Socialista, entre otros-, el ex ministro de Asuntos Exteriores Fernando Morán y el catedrático de Filosofía del Derecho Elías Díaz coincidieron en reclamar que las listas electorales dejen de ser bloqueadas.

El representante de la dirección nacional del PSOE afirmó que en España "hay algunos banqueros que intervienen en política", en alusión al presidente de Banesto, Mario Conde, y presentó a los medios de comunicación como agentes de in fluencia política en cuanto que han acentuado su papel de creadores de opinión.Escudero sorprendió a los asistentes al debate sobre las bases económicas y sociales del socialismo al reconocer la nece sidad de una mayor democrati zación del PSOE, si bien matizó que está convencido de que se realizará y, además, sin estridencias, porque cuenta con apoyo de los militantes.

Este dirigente socialista, destacado coordinador del Programa 2000 del PSOE, afirmó que ahora el progreso consiste en eliminar "la sinrazón del desnivel de riqueza entre el Norte y el Sur" y reconoció que las empresas públicas no son un bien en sí mismo. "Lo importante ahora es, por ejemplo, cómo aumentar la eficacia de los servicios públicos y la participación de los ciudadanos" en las decisiones económicas.

En la misma jornada, el filósofo José Luis López Aranguren exhortó a los militantes del PSOE a una "insumisión" y "rebelión" interna para reformar y renovar su partido, por considerar que así se conseguiría no sólo una revitalización del PSOE, sino también poner término a la comodidad en que se han instalado muchos ciudadanos, desinteresados de participar en la política.

En el coloquio, coordinado por Manuel de la Rocha, uno de los portavoces de IS, el intelectual y dirigente del Partido de la Siniestra italiana Paolo Flores d'Arcais afirmó que una amenaza para la democracia es el gueto de los políticos profesionales y la nomenclatura (oligarquía) de los partidos.

Ignacio Sotelo, miembro de IS y catedrático de la Universidad Libre de Berlín, advirtió que la caída del muro ha servido a los conservadores para identificar el pleno empleo de los países del Este con su catastrófica ineficacia y para pasar de considerar el paro como un escándalo a una cínica garantía de eficiencia del mercado. Sotelo sostuvo que, en la crisis de la socialdemocracia, la alternativa es la reivindicación de lo público frente a la identificación de lo público con lo estatal.

Elías Díaz, aunque más próximo a la dirección del. PSOE, resaltó la proliferación de poderes oligárquicos, también en los partidos políticos, y exhortó a la renovación y democratización en las fuerzas políticas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 16 de noviembre de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50