RETIRADA DE UN MITO DEL DEPORTE MUNDIAL

Magic Johnson se retira tras anunciar que está infectado por el virus del sida

C. L. SMITH MUÑIZ Marvin Magic Johnson, uno de los mayores mitos de la NBA, anunció ayer que se retira del deporte tras afirmar que está infectado por el virus del sida. Este bombazo, que cogió desprevenido a todo Estados Unidos, significa el fin de una gloriosa época y el comienzo de otra más triste para uno de los atletas más renombrados de la historia. Johnson, de 32 años, no sufre actualmente de sida, pero corre el peligro de caer enfermo. Con los ojos llorosos, Johnson afirmó: "Es otro reto. Estoy entre la espada y la pared. Tengo que luchar con todo lo que tengo".

Más información
La noticia provocó una conmoción en las calles de Estados Unidos

La importancia de Johnson en el mundo deportivo fue evidente ayer en la conferencia de prensa, en la que apareció acompañado por el comisionado de la NBA, David Stern, y los ex jugadores Kareem Abdul-Jabber y Michael Cooper. La rueda de prensa, que se realizó en el Forum, la cancha de los Lakers, fue retransmitida en directo por varias emisoras y, cadenas de televisión norteamericanas.Johnson vistió un traje oscuro a rayas con camisa blanca y una corbata discreta. Salió poco después de las seis de la tarde (medianoche, hora española) y habló durante unos 15 minutos. Contestó varias preguntas pero dejó que las precisiones médicas y otras explicaciones las dieran otros. Johnson no dio a conocer cómo cree que se infectó con el virus pero sí afirmó que su mujer, con la que se casó hace dos meses, no estaba infectada.

Las primeras palabras de Magic fueron secas y al grano. "A causa del virus del sida, he decidido retirarme hoy de los Lakers", declaró. Por su condición, los médicos opinaron que correría riesgos si seguía jugando. Su decisión de jubilarse prematuramente elimina a Johnson de la selección olímpica norteamericana para Barcelona.

El médico de los Lakers, el doctor Michael Mellman, insistió en que Johnson no está enfermo de sida y que no mostraba síntomas habituales de la enfermedad. "Tenemos a Earvin en un estado muy saludable", dijo Melman. "No tengo manera de darles un diagnóstico, salvo decir que tiene buena salud y que esté con nosotros durante mucho tiempo". Sin embargo, el médico afirmó que el virus es imprevisible. Y mientras podría tardar 10 años en contraerlo, también podía caer mañana mismo.

Johnson se ha quejado de agotamiento, deshidratación y pérdida de peso en las últimas dos semanas. No había jugado ninguno de los primeros tres partidos de la temporada regular de los Lakers y hasta esta semana los médicos no daban ninguna explicación a su comportamiento. Sin embargo, Johnson dijo que la razón inicial para los exámenes médicos tuvo que ver con un intento de conseguir un seguro de vida. Cuando los resultados no eran definitivos los médicos se vieron obligados a hacer más reconocimientos. Cuestionado sobre su peso actual, Johnson aseguró desconocerlo. "No me he pesado recientemente. Tengo miedo de saberlo".

Melman dijo que todavía no se había definido el tratamiento de Johnson. Sin embargo, éste insistió que continuaría activo en sus negocios y el baloncesto. "Tengo planes para seguir viviendo durante mucho tiempo y seguir hostigando a la prensa", dijo bromeando. "Extrañaré no jugar, pero mi intención es seguir como un portavoz para aquellos que tienen el virus del sida. Quiero que la gente se dé cuenta que es importante no correr riesgos cuando se haga el amor. Le puede ocurrir a cualquiera. Voy a tratar con mi enfermedad y mi vida va a continuar".

"Ahora verán un Magic diferente. Voy a tomar posesión del equipo cuando él se vaya. No voy a desistir de mi sueño de ser propietario del club. Voy a seguir con mi vida y voy a derrotar a esta enfermedad".

Magic ha dedicado parte de su actividad a actividades caritativas. Durante los últimos seis años destinó 6,5 millones de dólares (670 millones de pesetas) para un fondo de becas para jóvenes negros. Johnson explicó la razón de hacer público su estado. "Creo que es importante que la gente entienda que la enfermedad puede afectar a cualquiera".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS