Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fotonoticia:

Quiso cruzar bajo el camión

Fue un atropello más de los mil, aproximadamente, que se producen anualmente en las calles de Madrid. El de ayer, ocurrido a las 13.30 en la avenida de Aragón esquina a San Mariano (barrio de Canillas), le costó la vida a Eulalia Briz Cuesta, de 66 años. El conductor del camión que la mató, Antonio Z. C., contaba aún algo aturdido poco después del accidente que la difunta intentó atravesar la calle sorteando los coches que estaban parados esperando que un semáforo se abriese, y, al encontrarse en su camino con un vehículo de gran tonelaje, se dispuso a sortearlo por debajo, en vez de esquivarlo. "Yo no la vi", dijo el conductor, conmovido, "arranqué cuando se puso el semáforo verde y paré enseguida porque un motorista me avisó dando gritos". El cuerpo de la mujer, que quedó partido en dos, como se puede ver en la fotografía, fue arrastrado por el vehículo de gran tonelaje unos veinte metros en la calzada. Los curiosos aún seguían rodeando el lugar de los hechos dos horas más tarde, mientras que el juez procedía al levantamiento del cadáver, que fue trasladado al Instituto Anatómico Forense. El año pasado murieron en las calles de Madrid 39 personas por atropello de vehículos. Este año, entre los meses de enero y septiembre, ambos incluidos, van ya 903 heridos y 31 muertos bajo las ruedas de los automóviles. Ayer mismo, a las ocho de la mañana, la joven María Paloma Paz resultaba herida al ser atropellada por un autobús de la línea 115 de la Empresa Municipal de Transportes en la calle Corbeta, en el distrito de Hortaleza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de noviembre de 1991