Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un artefacto causa daños en un juzgado militar de Pamplona

Un artefacto de fabricación casera, compuesto por una pequeña bombona de butano adosada a una botella de gasolina, estalló en la madrugada de ayer en la puerta de acceso al Juzgado Togado Militar de Pamplona. La explosión originó daños materiales de escasa consideración en la fachada del mismo. Según informó un portavoz de la Delegación del Gobierno en la capital navarra, el atentado tuvo lugar hacia las 3.45. Los autores depositaron la bombona en la base de la puerta de acceso al juzgado militar, que ocupa unas bajos de la calle Sandoval número 3, en pleno centro de la ciudad.La onda expansiva produjo roturas en la puerta del juzgado y en los cristales de éste, así como en las vidrieras de un supermercado colindante y en la vivienda de un primer piso situada encima de éste, aunque no hubo que lamentar heridos. El juzgado militar está a pocos metros del Gobierno Militar de Navarra, en un inmueble en el que residen numerosas familias de militares que trabajan en Pamplona.

El suceso se produjo horas después de que varios cientos de jóvenes estudiantes se manifestaran por diversas calles de Pamplona hasta llegar ante el Gobierno Militar en protesta por la detención, el pasado miércoles, del joven insumiso Óscar Mendilazo, de 20 años, sobre el que pesaba una orden de búsqueda y captura del Juzgado Militar de La Coruña.

Óscar Mendilazo fue detenido cuando acudió al Juzgado Militar de Pamplona junto a otros 48 insumisos para reiterar ante el juez su negativa a realizar el servicio militar, dentro de una de las habituales presentaciones del Movimiento de Objeción de Conciencia (MOC) y el colectivo antimilitarista Kakitzat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de noviembre de 1991