Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar trata de forzar un acuerdo para cerrar la crisis del PP en Cataluña

La dirección nacional del PP y las distintas tendencias de este partido en Cataluña ultimaban anoche un principio de acuerdo para poner fin a la crisis que vive la formación conservadora desde hace un año. El acuerdo permitiría la celebración de los congresos regional de Cataluña y provincial de Barcelona en diciembre. El delegado personal de José María Aznar para resolver el conflicto, el vicesecretario general Javier Arenas, se reunió anoche en Barcelona con representantes de las corrientes para cerrar un pacto que, en síntesis, prevé mantener a Aleix Vidal-Quadras como cabeza visible del partido, aunque cediendo parte del control del aparato a los críticos.

El presidente de la gestora del PP catalán, Josep Curto, y el portavoz popular en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, ambos opuestos a Vidal-Quadras, son los candidatos a ocupar las secretarías generales de la organización regional y provincial, respectivamente, compartiendo cartel con el propio Vidal-Quadras. Este último, que lleva las riendas del partido en Cataluña desde hace un año, cuando José Maria Aznar decidió refundar la organización y desplazar a Jorge Fernández Díaz, trataba anoche de cerrar un pacto algo más favorable a sus intereses. En concreto, intentaba que Alberto Fernández no accediese a la secretaría del PP en Barcelona, pretensión que algunos colaboradores de Vidal-Quadras consideraban dificil dados los apoyos con que cuenta el candidato.Vidal-Quadras, que hace una semana llegó a amenazar con no presentarse al congreso provincial de Barcelona si no se reafirmaba su liderazgo en la organización conservadora, vio ayer cumplidas parcialmente sus reivindicaciones cuando Javier Arenas le presentó como única cabeza visible del PP catalán. Arenas mostró su confianza en que el acuerdo entre las diferentes corrientes sea una realidad, aunque advirtió que la organización actuaría "sin dramatismo" si no se logra la entente.La crisis en el PP se desató hace un año, cuando la dirección nacional efectuó profundos cambios en la dirección catalana por entender que la causa del descenso popular en Cataluña se debía a una excesiva supeditación a la coalición nacionalista que encabeza Jordi Pujol. Para Aznar, Jorge Ferriández Díaz no conseguía diferenciar su mensaje del convergente, lo que, en su opinión, llevaba al electorado a ejercer el voto útil en favor de Convergéncia i Unió.

La decisión de Aznar provocó una rebelión generalizada en el partido, que se puso al lado de Fernández Díaz, pero especialmente en contra de Vidal-Quadras. La magnitud de la crisis obligó a la dirección nacional a suspender los congresos y a nombrar juntas gestoras. Tras meses de bloqueo, que amenazaban con que el PP llegara a las elecciones autonómicas del próximo año totalmente dividido, Aznar ha aceptado un proceso negociador en el que el control efectivo del partido quede en manos de los críticos, con la única salvedad de que Vidal-Quadras sea el líder formal y candidato a la presidencia de la Generalitat.

Vidal-Quadras

Vidal-Quadras, de 56 años, es catedrático de Física Nuclear. En 1988 ocupó el segundo lugar en la candidatura para las elecciones autonómicas y llegó más tarde a ser portavoz del grupo Popular en el Parlamento catalán, pero se mantuvo alejado del aparato que controlaba el partido. De verbo florido y erudito, Vidal-Quadras se ha convertido en la verdadera atracción de la Cámara catalana por sus duros ataques a Jordi Pujol. Como nuevo hombre fuerte del PP redactó un documento programático en el que se definía a CiU como adversario principal del PP en Cataluña y se defendía la posibilidad de llegar a acuerdos más sustanciales con los socialistas catalanes. El nuevo líder del PP está convencido de que una política de confrontación con CIU que deje al descubierto las contradicciones de Pujol le haría perder a éste la mayoría absoluta y precisar del apoyo popular. Ello redundaría en una mayor capacidad del PP para forzar a CIU a definir su política de alianzas en el ámbito nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de octubre de 1991

Más información

  • Los críticos ganan posiciones