Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de la Asamblea anuncia un acuerdo para llevar su sede a terrenos del Canal

La Asamblea de Madrid vive de prestado en el caserón de la antigua Universidad Central, en la calle de San Bernardo. La penuria de espacio físico y la aparición de grietas han movido a su presidente, Pedro Díez, de Izquierda Unida, a acordar la construcción de una nueva sede en terrenos del Canal de Isabel II localizados en el distrito de Chamberí. "Los arquitectos nos han recomendado que no pongamos más libros en la biblioteca; hay riesgos", reveló ayer el presidente del Parlamento autónomo para justificar las carencias del poder legislativo de la Comunidad de Madrid.

"La situación actual de la Asamblea, desperdigada en cinco edificios diferentes, es deplorable", advirtió Díez. Los servicios centrales y el salón de plenos se encuentran en la calle de San Bernardo, en una planta de la antigua Universidad Central, cedida por el Ministerio de Educación y Ciencia. En 1985 ya fue preciso apuntalar con vigas metálicas una parte de la estructura del edificio, en cuyas paredes han aparecido fisuras en los últimos meses. Por lo demás, las instalaciones de los grupos parlamentarios se hallan distribuidas en unos locales de la calle de Amaniel y en una serie de oficinas alquiladas de la calle de la Princesa y en la Gran Vía. Los 101 diputados regionales se agolpan con ujieres y taquígrafas en los 2.000 metros cuadrados de la actual sede de la Asamblea, que además comparte instalaciones con el Consejo Escolar del Estado, la Universidad Complutense y el Instituto de España. Cuando el canal autonómico, Telemadrid, decide retransmitir un pleno en directo, los pasillos se asemejan a un pasaje del metro en obras.

Grietas en taquigrafía

El presidente de la Asamblea reveló ayer que la biblioteca de la Cámara ha sido aligerada de volúmenes y enseres, para evitar el riesgo de hundimiento, por recomendación de los técnicos. En la sala de taquígrafas, situada en la tercera planta del inmueble, se observan pronunciadas grietas a lo largo de los muros. "Este edificio es insuficiente y no podemos seguir así", decretó ayer Díez, que fue alcalde de Arganda del Rey durante 10 años. En su opinión, los intentos de la anterior presidenta de la Asamblea, la centrista Rosa Posada, para habilitar como sede del Parlamento un inmueble del Ministerio de Educación situado cerca del parque del Retiro no cuajaron.

A la vista de la escasa receptividad del ministro de Educación, Javier Solana, hacia los problemas de espacio de la Asamblea de Madrid, Díez ha propuesto al presidente del Gobierno regional, Joaquín Leguina, la construcción de un edificio de nueva planta, con una superficie total de 10.000 metros cuadrados.

Para predicar con el ejemplo, la Asamblea está dispuesta a aportar 400 millones de pesetas de sus propios remanentes presupuestarios. Díez calcula que la nueva construcción -"un edificio moderno, austero y funcional"- puede costar unos 2.000 millones.

El presidente de la Asamblea, que quiere inaugurar la nueva sede dentro de dos años, considera que la Comunidad de Madrid cuenta con terrenos disponibles en las instalaciones del Canal de Isabel II de la calle de Santa Engracia o en las inmediaciones del estadio de Vallehermoso -entre la calle de Cea Bermúdez y la de Islas Filipinas-, en el distrito de Chamberí.

Pedro Díez asegura que todos los grupos parlamentarios -PSOE, PP e Izquierda Unida- se han pronunciado a favor de la construcción de una nueva sede para el Parlamento regional. No obstante, Díez desvinculó esta reivindicación del contenido del acuerdo programático entre socialistas e IU que garantiza el apoyo parlamentario al presidente Joaquín Leguina.

Sin embargo, fuentes de la Asamblea aseguraron que Agápito Ramos, consejero de Presidencia y máximo responsable del Canal de Isabel II, no ve con buenos ojos la operación urbanística en sus terrenos. Roque Gistau, gerente de la empresa pública de suministro de agua de la Comunidad de Madrid, aseguró ayer que desconocía la propuesta del presidente de la Asamblea. "En todo caso", subrayó Gistau, "la Comunidad tendría que resarcir al Canal por la pérdida de sus activos inmobiliarios".

Por otro lado, el presidente de la Asamblea anunció que en la presente legislatura, que hoy estrena su prirner periodo de sesiones, promoverá la participación de los ayuntamientos de la región en la Cámara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de octubre de 1991

Más información

  • Pedro Díez propone la construcción de un edificio propio en el distrito de Chamberí