Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sindicatos policiales europeos consideran anacrónica a la Guardia Civil

Helmunt Lutz, presidente de la Unión Internacional de Sindicatos de Policía (UISP), organización que agrupa a 18 sindicatos policiales de otros tantos países, consideró ayer en Vitoria un anacronismo la existencia de cuerpos como la Guardia Civil española y agregó: "No entendemos cómo dentro de la CE todavía pueden funcionar sistemas así, con estructuras militares".El comité ejecutivo de la UISP se reúne desde hoy en la capital vasca para estudiar, entre otras cuestiones, la unificación de las condiciones de trabajo de todas las policías europeas y la adhesión a esta organización de los sindicatos de Grecia y Checoslovaquia. A la reunión asisten representantes del Sindicato Unificado de Policía (SUP) y de la central ELA-STV de la Ertzaintza (policía vasca).

Helmunt Lutz declaró que "el Estado no se puede poner a la altura de los terroristas; debe tratarles igual que a cualquier otro delincuente".

El líder sindical criticó la aplicación de normativas como la ley antiterrorista y mostró su postura contraria a cualquier tipo de violencia, incluida la de grupos que se puedan formar al cobijo del Estado: "Hay que marcar las diferencias en los terroristas, no utilizar nunca sus mismos métodos, y poco a poco se darán cuenta de que están equivocados".

El presidente de la UISP también se mostró partidario de una mayor preparación policial y en concreto la de los ertzainas, "se homologa a los mejores niveles europeos". Precisamente, ayer comenzaron su formación 523 aspirantes a la décima promoción de la Ertzaintza, inicio de curso que coincide con la inuguración de un nuevo cuartel en la localidad guipuzcoana de Rentería.

El viceconsejero de Seguridad del Gobierno vasco, José Manuel Martiarena, señaló que el inicio de este curso abre un proceso ininterrumpido de preparación y salida de las sucesivas promociones de agentes de la Ertzaintza hasta completar la plantilla definitiva de este Cuerpo, cifrada en torno a los 7.500 agentes, una vez concluido su despliegue en 1996.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de septiembre de 1991