Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Elena Santonja acusa a TVE de suspender su programa por negarse a anunciar productos

El popular programa de gastronomía de TVE, Con las manos en la masa, ha sido suspendido al surgir diferencias entre la dirección y los responsables del programa sobre una publicidad encubierta que debía contener el espacio. La creadora de Con las manos en la masa, Elena Santonja, afirma que la dirección de TVE suspendió la emisión porque se negó a promocionar los productos de la sociedad que patrocina el programa sin recibir compensación económica. TVE no ha explicado los motivos de esta suspensión.

Tras ocho años prácticamente ininterrumpidos en antena, Con las manos en la masa se trasformó, el pasado mes de mayo, en La cocina de Elena. Fue suspendido el pasado mes de agosto, pese a que había seis programas ya grabados.En esta nueva etapa, Elena Santonja traspasó sus funciones de directora al guionista Álvaro Lión-Depetre, y ella se reservó la tarea de presentación. Alimentos de España, sociedad participada por el Ministerio de Agricultura, se convitió en el patrocinador del espacio.

Elena Santonja afirma que TVE y la agencia que gestiona la publicidad de Alimentos de España firmaron un contrato para que la presentadora promocionara los productos de la empresa durante el programa. "Pretendían que se visualizara y nombrara el producto que se había anunciado previamente", corrobora el guionista Lión-Depetre, "a lo que tanto Elena como yo, que tengo que introducirlos en mis guiones, nos hemos negado".

Publicidad sutil

Elena Santonja se queja que no se les haya ofrecido alguna contraprestación económica. "Es un uso de mi imagen, que tiene fama y prestigio, para que TVE se embolse el dinero de la publicidad". Santonja asegura que su negativa ha sido el motivo de la suspensión del programa. Nadie en la cadena estatal le ha dado la más mínima explicación, afirma."Nosotros hacemos publicidad en el programa habitualmente, pero de una forma sutil, de productos y aparatos que nos parecen de cierta calidad. Por ejemplo, la cafetera es de determinada marca y, al servir el café al invitado, el realizador mantiene un poco más la cámara sobre la cafetera para que se vea la marca. Yo nunca digo el nombre", comenta Elena Santonja.

Esta forma "sutil" de publicidad no había provocado fricciones hasta ahora entre los responsables del programa y la dirección de TVE, ya que las dos partes eran pagadas por la casa anunciante. "Primero, TVE y el anunciante llegaban a un acuerdo para que la marca apareciera en mi programa, y luego ellos hablaban con Álvaro y conmigo, porque nuestro trabajo tiene un valor", apunta Santonja.

Este periódico intentó, sin éxito, conocer la versión de TVE sobre esta polémica suspensión. Los responsables de la emisora estatal consultados remitieron al gabinete de prensa, que dijo que la orden de no emitir el programa era "del director, que revisa la programación todos los lunes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de septiembre de 1991

Más información

  • Seis programas grabados están sin fecha de emisión