Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Revolución en las ondas de Moscú

Yeltsin autoriza a las emisoras oficiales de EE UU emitir en OM y FM

El frustrado golpe de Estado en la Unión Soviética no cesa de provocar insólitas noticias en cascada. La última, referida a las emisoras de radio norteamericanas, llega avalada por un decreto firmado el pasado miércoles por el presidente de la Federación Rusa, Borís Yeltsin, mediante el cual autoriza a las emisoras de onda corta Radio Europa Libre y Radio Liberty -creadas por el Gobierno norteamericano durante la guerra fría- a abrir sendas delegaciones en Moscú.El decreto de Yeltsin no se queda ahí. Dice que a ambas emisoras "se les facilitará los canales de comunicación que precisen". Esto es, que el servicio de información que transmiten en onda corta podría emitirse también en onda media y frecuencia modulada.

"El decreto legaliza la emisión de noticias dentro del país", ha declarado Mark Pomar, director de emisiones internacionales en la agencia que supervisa Radio Liberty y Radio Europa Libre.

La autorización para emitir en onda media y frecuencia modulada tiene un significado particular. No sólo por el incremento de audiencia derivado, sino que permitirá sobrevivir a ambas emisoras.

Servicio a la URSS

Una emisión de la Casa Blanca de EE UU ha preparado un informe en el que se cuestiona la viabilidad de los servicios de Radio Liberty, Radio Europa Libre y la Voz de América. Es más, como las restricciones sobre los medios de comunicación soviéticos se están relajando, no se ve la necesidad de las emisiones en onda corta, frecuencia cada vez menos escuchada tanto en la URSS como en Estados Unidos.Radio Liberty, que emite 24 horas diarias en ruso y en otras 12 lenguas soviéticas, fue creada en 1950 para evadir la censura sobre los medios soviéticos. Radio Europa Libre tiene la misma función, pero orientada a la Europa del Este, y La Voz de América es el portavoz oficial del Gobierno de EE UU; emite para la URSS 14 horas diarias, en inglés y ruso. El decreto de Yeltsin en el que autoriza la emisión de estas emisoras justifica la media en que han prestado un servicio a la URSS al informar objetivamente a los ciudadanos de la república rusa y, del mundo sobre el proceso democrático ruso y porque fue el medio de comunicación que mantuvo informado al presidente soviético, Mijail Gorbachov, durante su secuestro en Crimea.

En el frente interno, Yeltsin ha convulsionado la televisión soviética al nombrar a Yegor Yákolev -ex director de Novedades de Moscú- como responsable de la televisión estatal. La primera medida de Yákolev, que ha estado recientemente en España, fue suprimir el programa Vremya (Tiempo), un espacio que ha permanecido en antena durante los últimos 23 años, y reemplazar en menos de hora y media a los viejos presentadores por otros nuevos, como Tatiana Mitkova y Alexander Tijornirov, que habían sido represaliados en los últimos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de agosto de 1991