Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Accidente mortal en una zanja donde han caído tres coches en dos días

La Policía Municipal procedió ayer a cortar la avenida Real de Pinto, en el barrio de Villaverde, después de que en la misma se produjeran tres accidentes -uno de ellos con el resultado de un muerto- ocasionados por una zanja correspondiente a las obras de un colector.Jesús Lázaro Manzano, de 38 años, resultó muerto a causa de las heridas sufridas al caer el coche en que viajaba, con matrícula M-4804-GN, en una zanja de tres metros de profundidad correspondiente a las obras de un colector, según informaron fuentes de la Policía Municipal. Se da la circunstancia de que en el mismo lugar se han producido otros seis accidentes similares en el curso de los últimos tres días.

Lázaro Manzano viajaba acompañado por Miguel C. D. y Ana María G. P. cúando su vehículo se precipitó al fondo de la zanja. Estas dos últimas personas sufrieron heridas y fueron trasladadas al hospital Doce de Octubre.

La Policía Municipal no ha podido precisar todavía las causas del dramático siniestro, aunque hay indicios de que éste se debió a un despiste del conductor, según las primeras investigaciones. Pasa a la página 2

La policía corta la calle tras la cadena de accidentes ocasionada por la zanja

Viene de la página 1Otro automóvil cayó a la misma zanja de la avenida Real de Pinto apenas unas horas antes de que se produjera el accidente que costó la vida a Jesús Lázaro. En esa ocasión, el turismo con matrícula M-2834-LU, conducido por José Manuel A. C., se precipitó al agujero. La joven María Belén C. A., de 19 años, que viajaba en el mismo vehículo, sufrió heridas y tuvo que ser atendida en el hospital Doce de Octubre.

Esta inexplicable cadena de siniestros se inició a las 2.30 del pasado sábado, cuando el automóvil pilotado por Juan José G. M. cayó en la misma Irampa. En esa primera ocasión, agentes de la Policía Municipal comprobaron que las obras estaban "bien señalizadas, pero aun así colocaron otros seis metros más de vallas", según dijo ayer un portavoz del cuerpo.

La avenida Real de Pinto es una calle larga y recta, pero las obras que se realizan en el colector que atraviesa la misma obliga a los automovilistas a tomar un desvío en forma de ese. En la calzada eran visibles las huellas de los neumáticos por culpa de los frenazos.

La Policía Municipal, a la vista de esta inexplicable serie de accidentes, decidió proceder al corte de la avenida a la altura de la calle de San Cesáreo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de agosto de 1991

Más información