Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un nuevo partido agrava la descomposición del PCUS

La creación del Partido Democrático de los Comunistas de Rusia (PDCR) en el interior del Partido Comunista de la Unión Sovíetica (PCUS) marca un nuevo paso hacia la división de esta organización política, que por el momento continúa siendo la más importante de la URSS. El líder del PDCR y vicepresidente de Rusia, Alexandr Rutskói, advirtió que si el congreso del PCUS que se celebrará a finales de año no aprueba una "plataforma democrática", su grupo abandonará el partido.La salida de los miembros del PDCR, sin embargo, puede ocurrir mucho antes, a juzgar por la reacción del secretariado del Comité Central del PCUS y de algunos altos dirigentes comunistas. El sábado, el citado secretariado declaró "ilegítimas" las decisiones de la conferencia constituyente del PDCR.

"En momentos en que el Comité Central del PCUS ha decidido realizar una discusión en todo el partido sobre el nuevo programa y convocar un congreso extraordinario, y cuando la tarea de conservar la unidad es primordial, el intento de crear un nuevo partido va dirigido objetivamente a dividir las filas del PCUS", se dice en el documento del alto organismo comunista.

El jefe de los comunistas de Moscú y miembro del Politburó, Yuri Prokófiev, refiriéndose al PDCR, declaró, por su parte, que los estatutos no permiten el funcionamiento de un partido en el interior del partido" y que "aquellos que ingresan en el Partido Democrático de los Comunistas de Rusia tendrán que elegir entre pertenecer a éste o al PCUS".

7.000 peticiones

El PDCR ya puede oficiaImente ante el Ministerio de Justicia de Rusia, informó Rutskói a los periodistas después e clausurar la conferencia contituyente, pues más de 7.000 personas han pedido por escrito su afiliación al nuevo partido. El vicepresidente ruso estimó que el PDCR llegará con unos cinco millones de miembros al congreso extraordinario del PCUS.

La nueva agrupación ha sido concebida como contrapeso al Partido Comunista de Rusia (PCR), que, dominado por los conservadores, se opone a todas las reformas que el presidente ruso, Borís Yeltsin, trata de introducir en la mayor de las repúblicas soviéticas. Rutskói dijo claramente que el papel de las células del PDCR será luchar contra los "saboteadores" del PCR y apoyar las leyes y decisiones del Parlarnento ruso y de Yeltsin.

Por otra parte, Alexandr Yákovlev, uno de los impulsores de la perestroika, asegura en una reciente entrevista que ha llegado a "la negación del marxismo como guía para la acción y a la constatación del fracaso del socialismo".

En la resolución aprobada al final de la conferencia constituyente del PDCR hay un punto especial de, apoyo, al decreto de Yeltsin que prohíbe el funcionamiento de las células del PCUS en los lugares de trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de agosto de 1991