Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una nueva amenaza obliga a suspender el tráfico ferroviario en la línea Madrid-Valladolid

EL PAÍS, Renfe decidió en la tarde de ayer suspender el tráfico ferroviario en la línea Madrid-Avila-Valladolid, después de que se recibiera en Arevalo Ia llamada de un hombre que, hablando en nombre de ETA, anunció la colocación de un artefacto explosivo en el tramo de vía comprendido entre Arévalo y Velayos -unos 30 kilómetros-, en la provincia de Ávila. Nada más recibirse la amenaza, Renfe suspendió el servicio mientras efectivos de la Guardia Civil comenzaban el rastreo de la vía, que finalizó minutos antes de la medianoche sin que sé hubiera localizado el supuesto artefacto.

Como consecuencia de la nueva amenaza, anoche se suspendió completamente la circulación de trenes regionales por la mencionada vía. Los trenes de cercanías procedentes de Madrid circularon sólo hasta El Escorial y los trenes de largo recorrido fueron desviados por rutas alternativas: los de Galicia, Asturias y Santander por Segovia y los del País Vasco por Aranda de Duero.Según declaró anoche a este periódico el gobernador civil de Ávila, Carlos Vacas Belda, el tráfico en la línea amenazada iba a quedar suspendido durante toda la noche a pesar de no haberse encontrado ningún artefacto. Tras el rastreo quedaron establecidos controles móviles de la Guardia Civil en toda la zona.

ETA amenazó el viernes por la noche con la colocación de bombas en los tramos entre Madrid y Gijón, Sevilla y Tarragona, y en el de Zaragoza a Valladolid. A estos sumó el sábado la Enea Madrid-Zamora. En la madrugada del sábado estallaron dos artefactos, uno en Villamuriel (Palencia) y otro en Yepes (Toledo). Desde que se tuvo conocimiento de la amenaza etarra el tráfico quedó suspendido, quedando afectados unos 200.000 viajeros, y sólo comenzó a restablecerse paulatinamente a partir de la tarde del sábado.

Rastreos

La circulación de trenes había quedado restablecida por la mañana en toda España, una vez que equipos especializados de Renfe, y de la Guardia Civil rastrearan todos los recorridos de las líneas amenazadas por ETA. A mediodía de ayer se reanudó la actividad habitual en la línea férrea que une Madrid con Zamora, la última en ser reactivada de las cinco amenazadas por los terroristas. La compañía aseguró que la normalidad se había extendido a todos sus servicios. No obstante, centenares de viajeros cancelaron sus billetes.

Un portavoz de Renfe señaló que a lo largo de la jornada de ayer las cancelaciones se incrementaron en un 10% con respecto a lo habitual en estas fechas por temor a nuevas explosiones como las dos que se produjeron el pasado sábado en las provincias de Palencia y Toledo.

En la estación madrileña de Chamartín, la situación se fue normalizando a lo largo (le la mañana, si bien se produjeron retrasos en algunos trenes de largo recorrido.

Los únicos trenes suspendidos ayer, hasta recibirse la amenaza en Avila, fueron el Regional que une Barcelona con Zaragoza y el que cubre la ruta Zaragoza-Calatayud, cuya salida estaba prevista a las. siete de la mañana. En el segundo caso, fueron los maquinistas quienes se negaron a realizar el recorrido por la amenaza de ETA, informa Santiago Belausteguigoitia.

Empleados de la citada estación madrileña aseguraron que ayer se registró menos actividad que en años anteriores por estas fechas. Tres personas eran suficientes para atender a los viajeros que querían hacer consultas en el mostrador de información. "Hay gente que no quiere viajar en tren con esto de las amenazas de ETA. Se puede decir que ha habido un incremento de un 10% en las cancelaciones respecto a un día normal", afiririaba un portavoz de la estación.

Probablemente, algunas de las cancelaciones las efectuaron los escasos ciudadanos norteamericanos que en España utilizan el tren para desplazarse. Su departamento de Estado, a través de un comunicado difundido el pasado sábado, aconsejó a todos los estadounidenses de paso por España que eviten viajar en las líneas de tren amenazadas por ETA, informa France Presse.

Uso de autocares

Pero la mayoría de los ciudadanos que tenían previsto viajar ayer en tren lo hicieron. Algunos se enteraron de las amenazas de ETA a través del propio periodista que les preguntaba al respecto. La mayor parte de ellos sí estaba al tanto y no parecían muy preocupados.La menor utilización del tren repercutió en un mayor empleo de los autocares. En la estación de autobuses del Sur, en Madrid, la afluencia de personas fue superior a la habitual porla mañana.

Por otra parte, tres personas resultaron heridas ayer por la mañana -una de ellas de gravedad- al salirse de la carretera un autocar de Renfe en la provincia de Madrid cuando transportaba desde Irún (Guipúzcoa) a pasajeros del Talgo Puerta del Sol, procedente de París. El autocar formaba parte de un convoy de cinco vehículos que Renfe tuvo que fletar al haber cortado el servicio los ferrocarriles franceses en Irún debido a las amenazas de ETA, informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de agosto de 1991

Más información

  • Tres personas heridas en el accidente de un autobús fletado para sustituir trenes