Tribuna:Tribuna
i

Misión cumplida

La Bolsa de Madrid se ha quedado prácticamente vacía. Ha llegado, al fin, la oportunidad, conocida y deseada, de maquillar sin apenas esfuerzo y con muy poco dinero (el jueves se negociaron 6.200 millones de pesetas) los valores que más convenga. Por poner un ejemplo, Campsa. En plena huida de agosto, tras semanas de aburrimiento, y con todo en contra (subida de tipos en la renta fija), la bolsa ha demostrado que ha llegado la hora de los que se quedan. Y la han aprovechado. En las dos últimas sesiones, el índice general ha consolidado el 270%.Para explicar la subida se esgrimen ahora argumentos como la buena racha de Wall Street y hasta el efecto animador del nombramiento del ministro Solchaga como presidente del comité interino del FMI. Ninguna de las dos razones son válidas. Si hubiera que buscar un elemento dinamizador de la inversión, se encontraría quizá en el mercado de deuda pública. Algunos interpretaron las subastas de letras, bonos y obligaciones del pasado jueves, como la primera señal de que el Gobierno, y, por supuesto el Tesoro, están a la espera de buenas nuevas en materia de inflación para proceder, a la vuelta del verano, a una reducción de tipos. A la espera de noticias, ayer, con mejor volumen de negocio, los que se han quedado cumplieron su misión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 02 de agosto de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50