Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey quiere que los trabajadores de Jaén "no sean temporeros de nada"

El Rey hizo ayer un llamamiento de esfuerzo y solidaridad a las instituciones públicas y al pueblo de Jaén "para que sus trabajadores no sean temporeros de nada, sino protagonistas de su propio destino". La visita de los Reyes a la provincial más deprimida de Andalucía estuvo marcada por las referencias a esta situación.

Tras recibir la medalla de oro de Jaén de manos del alcalde, el socialista José María de la Torre, don Juan Carlos evocó "el esfuerzo ejemplar" de los jienenses. "Lo digo con orgullo, pero también con pesar: los frutos que habéis obtenido no han sido fácil y alegremente concedidos", dijo.

Don Juan Carlos recordó que "hombres de Jaén, que pertenecen a las Fuerzas de Seguridad del Estado han dado sus vidas por nuestra nación y por mantener. precisamente, el ideal de la democracia". Los Reyes, acompañados por el presidente andaluz, Manuel Chaves, y la ministra portavoz, Rosa Conde, llegaron a las 12.15 a la plaza de Santa María de Jaén, donde eran esperados por unas 1.500 personas.

Tras un breve acto en el Ayuntamiento, los Reyes visitaron la catedral, donde se detuvieron a orar unos minutos en la capilla del Santo Rostro. La breve visita a la capital jiennense, apenas dos horas y media, concluyó con una recepción en el parador de Santa Catalina a la que fueron invitadas unas 300 personas.

La jornada de tarde tuvo un contenido eminentemente cultural, con la visita a Úbeda y Baeza. En esta última localidad, los Reyes inauguraron los cursos de la Universidad Internacional Antonio Machado. Don Juan Carlos exaltó la Figura del poeta que fuera profesor en Baeza: "Antonio Machado es un ejemplo de poesía viva. Su obra es una lección que ha servido a las generaciones de españoles entre las que se encuentra la mía, de aldabonazo que nos ha hecho mirar, entender y querer a España de manera profunda y permanente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de junio de 1991