Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gil da vía libre a Luis Aragonés para fichar a Hugo Sánchez

Hugo Sánchez, jugador del Real Madrid hasta el 30 de junio, es el Principal objetivo del Atlético de Madrid para cubrir el puesto de delantero centro de cara a la próxima temporada. Luis Aragonés, entrenador del equipo en la temporada venidera, se muestra deseoso de contar con el mexicano y así se lo hizo saber a Jesús Gil, presidente del Atlético, el pasado sábado durante una reunión que mantuvieron para planificar la próxima temporada. Gil accedió a las pretensiones de su nuevo técnico.Luis convenció al presidente de la necesidad de contar con el mexicano para la próxima temporada, anteponiendo su rendimiento deportivo por delante de las diferencias personales que existen entre uno y otro. Gil, que hace unos días aseguró que Hugo no jugaría en el Atlético mientras él fuera presidente, se limitó a comentar entonces que "sería muy fuerte ficharle", pero dio plena libertad a su técnico para hacer lo que creyera oportuno.

Jesús Gil, que siempre ha controlado de forma más o menos directa todos de los fichajes del club, ha delegado la dirección de la operación en Luis Aragonés y Rubén Cano, éste último coordinador general de las secciones inferiores de la entidad. Gil se encargará de ultimar el fichaje del barcelonista Soler, pero el resto de las contrataciones correrá a cargo de estos dos técnicos.

La operación de Hugo, con todo, quiere llevarse sigilosamente para impedir cualquier traba, como el encarecimiento del jugador o interferencias de terceros. El principal obstáculo con el que se puede encontrar el Atlético es el interés del Barcelona por hacerse también con los servicios del mexicano. La oferta azulgrana está pendiente de la aceptación del cuarto extranjero en la asamblea de la Federación Española, el 12 de julio. Los rojiblancos cuentan con unos días de ventaja sobre los azulgrana y no quieren desaprovecharlos.

Hugo estaría dispuesto a aceptar cualquiera de las dos ofertas. La del Barcelona le otorgaría un nuevo logro personal: convertirse en el segundo jugador, tras Schuster, que logra jugar en los tres grandes del fútbol español. La del Atlético supondría para el mexicano regresar con Luis Aragonés, entrenador con el que mantuvo excelentes relaciones y con el que consiguió su primer trofeo, la Copa del Rey de 1985.

Críticas del presidente

Hugo, mientras, no considera un obstáculos las críticas que le ha lanzado Gil: "También dijo muchas cosas de Luis y le ha fichado". Así, el pasado 4 de abril, Gil manifestó sobre la anunciada marcha del mexicano del Madrid: "Hugo es un mercenario que está acabado y que nunca ha sido buena persona y compañero". Hugo contestó: "Estoy orgulloso de presumir y de ser del Madrid". Antes, tras un partido de Copa, el 9 de noviembre de 1989, en el que Armando resultó lesionado, Gil arremetió también contra el mexicano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de junio de 1991