Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevos atentados terroristas contra intereses españoles en Milán y Bolonia

La oficina de Iberia en Milán y el colegio español de Bolonia su frieron daños de relativa consideración durante la madrugada de ayer, como consecuencia de la explosión de sendas bombas Tres policías italianos resultaron levemente heridos en el primero de estos atentados. En llamadas telefónicas a la sede central de la agencia Ansa, en Roma, Falange Armada Italiana y ETA, asumieron la autoría, al igual que ocurrió el pasado 28 de mayo con las explosiones en la embajada española en Roma y en las oficinas de Iberia y del BBV.Una patrulla móvil de la policía italiana que tenía asignada la vigilancia de la sede milanesa de la compañía aérea española, advirtió sobre las 3.30 de ayer la presencia de una mochila situada junto a la puerta de la oficina Los agentes acordonaron la zona y llamaron a los artificieros. El artefacto explotó cuando éstos se aproximaban para inspeccionarlo, hiriendo superficialmente a tres de ellos.

Álvaro Ureña, delegado de Iberia en Italia, recibió aviso del incidente a las 4.05 en su domicilio de Roma. Ayer, desde Milán adonde se había trasladado para comprobar el alcance del atentado y poner la correspondiente denuncia, informó que los daños eran bastante inferiores a los sufridos el pasado 28 de mayo por la oficina romana de Iberia.

En Bolonia, el atentado tuvo un carácter histórico, ya que afectó a uno de los edificios integrados en el complejo amurallado del siglo XIV, que es la sede del Colegio San Clemente de los Españoles, el instituto universitario extranjero más antiguo que existe en Italia. Creado por el cardenal Albornoz, pertenece a una fundación del Duque del Infantado, en cuya gestión participa el Estado español, y aloja a una quincena de becarios españoles, conocidos como "los bolonios", que preparan doctorados en diversas materias.

La bomba de Bolonia hizo explosión sobre las 3.30 y afectó al edificio Cervantes, en el que se encuentra la biblioteca pública, destruyendo la puerta y parte de la escalera. No causó víctimas.

Los atentados provocaron preocupación en la Embajada de España. Consulados, oficinas e incluso algunas residencias diplomáticas españolas en Italia disponen ya de protección policial fija.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de junio de 1991

Más información

  • ETA y la Falange Armada Italiana asumen los ataques