Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Isabel Vilallonga reclama formar un Gobierno de coalición con Leguina en la Comunidad

"Los aparatos centrales del PSOE e Izquierda Unida alientan las esperanzas de gobierno de Alberto Ruiz Gallardón [del PP]", señalaron ayer fuentes del sector de IU de la región de Madrid favorable al pacto de legislatura con el socialista Joaquín Leguina. La candidata de IU a la presidencia regional, Isabel Vilallonga, pidió "entrar en el Gobierno", ya que en caso contrario "Leguina podría renunciar, incluso, a la presidencia".

Miembros destacados de Izquierda Unida en la Comunidad y dirigentes del consejo regional de la coalición apuntaron ayer serias divergencias con respecto a la decisión aprobada el pasado jueves por la presidencia federal de no participar en el Gobierno autónomo con el PSOE. "A su juicio, la inestabilidad política que produciría un Gobierno de Leguina en minoría rompería una línea política [acuerdos en la pasada legislatura] que en Madrid ha sido fructífera".Isabel Vilallonga, cabeza de lista de IU a la Asamblea de Madrid, que ha obtenido 13 de los 101 escaños de la Cámara, declaró ayer a la emisora Radio 16 que para garantizar la gobernabilidad de la Comunidad su coalición tiene que "entrar en el Gobierno". Los responsables de IU de Madrid exigen a la dirección nacional de la coalición la misma autonomía que van a disfrutar las organizaciones regionales de Cataluña, Canarias y Asturias para determinar su política de alianzas con otras fuerzas.

Ejecutivo de la derecha

Otros sectores críticos de IU en la región son aún más tajantes: "No vamos a permitir, en la medidas de nuestras posibilidades, que gobierne la derecha, ni que Alberto Ruíz Gallardón sea el próximo presidente o que su política se acabe implantando a medio o largo plazo".Esta idea, manifestada por distintos portavoces regionales de IU, se enlaza con un presumible interés de los componentes del aparato guerrista del PSOE para que Leguina no gobierne en Madrid o si lo hace, que sea en franca minoría, en una Asamblea en que las resoluciones de un Ejecutivo socialista sólo podrían properar con los votos de IU.

Franco González, vicesecretario general del Partido de Acción Socialista (PASOC) y responsable de política municipal de IU, declaró ayer que esta coalición "no gobernará en la Comunidad de Madrid por medio de pactos, aunque apoyará la investidura de Leguina para evitar que gobierne el Partido Popular".

Fuentes del partido socialista próximas al aparato, han revelado los cargos que Izquierda Unida ha pedido como contraprestación a su pacto con Leguina. Según esta versión, desmentida por dirigentes de IU en Madrid, Isabel Vilallonga sería la presidenta de la Asamblea. Además, IU se haría cargo de una vicepresidencia del Gobierno autónomo, de la consejería de Integración Social, de la Agencia de Medio Ambiente y de la presidencia del Consejo de Administración de Radiotelevisión Madrid.

José Molina, destacado dirigente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid, criticó ayer las declaraciones del presidente de la organización vecinal, Prisciliano Castro, en las que se oponía al pacto de Gobierno entre Izquierda Unida y el partido socialista (véase EL PAÍS del pasado jueves). Varios presidentes de asociaciones de vecinos -entre ellos los de Chamberí, San Blas, Pozo del Tío Raimundo o La Corrala-, han desautorizado a Castro por su postura política y han expresado su apoyo a un Gobierno de "unidad de la izquierda" en la Comunidad de Madrid.

Por otro lado, la ejecutiva regional de la Federación Socialista Madrileña (FSM) celebró ayer su primera reunión tras las elecciones municipales y autonómicas, en la que los socialistas de la Comunidad hicieron una primera evaluación de los resultados de los comicios. El, secretario general de la FSM, Teófilo Serrano, anunció que hasta el próximo día 6 de junio, cuando se reúnan los órganos nacionales del partido para fijar la política de pactos.

Joaquín Leguina, manifestó a la salida del debate, que consideraba que la dirección federal de IU había cometido un error al meter en "el mismo saco" al PSOE y al resto de las fuerzas políticas. En opinión de Leguina, es Izquierda Unida, quien tiene dar ahora el primer paso para abrir las negociaciones sobre un pacto en la Asamblea de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de junio de 1991

Más información

  • La FSM pospone los pactos con IU hasta que se reúna el máximo órgano del PSOE