Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una fusión con buenos dividendos

La fusión de Unión del Pueblo Navarro (UPN) y el Partido Popular proporciona una holgada victoria a la derecha navarra sobre el hasta ahora primer partido de la comunidad foral, el PSN-PSOE, cuyo voto se estanca en estas elecciones autonómicas, según el sondeo. La derecha se verá, obligada, pese a su victoria, a negociar un gobierno de coalición con los socialistas o a mantener una política de amplios pactos presupuestarios.HB, pese a su ligero descenso, puede decidir con sus votos el color del nuevo Gobierno navarro si asiste a las sesiones de investidura, ya que la presidencia se obtiene con más votos positivos que negativos y los escaños abertzales tendrán la llave para inclinar las mayorías.

El voto nacionalista sufre en general un fuerte retroceso y pierde un tercio de sus electores. La sorpresa de los comicios la depara Izquierda Unida, con una meteórica irrupción en la Cámara que la convierte en la cuarta fuerza de la región, mientras Euskadiko Eskerra pasa a ser un partido extraparlamentario y el PNV se queda nuevamente a las puertas de] legislativo foral. El CDS pierde la mitad de sus votos.

El ascenso del voto conservador es notable en Pamplona, que sigue teniendo un alcalde de UPN, Alfredo Jaime, mientras su partido copa casi la mitad del Ayuntamiento. Los socialistas sufren aquí un estancamiento y los nacionalistas acusan un descenso, e IU franquea por vez primera las puertas del Ayuntamiento, con la obtención de un concejal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de mayo de 1991