Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Leguina y Barranco precisarán del pacto

Los resultados electorales en el municipio de Madrid revelan que la falta de respaldo de los votantes puede privar al CDS de presencia en el Ayuntamiento, mientras el PP se queda a las puertas de la mayoría absoluta. En las autonómicas, los centristas desaparecen de la Asamblea regional y el socialista Joaquín Leguina tiene vía libre para volver a gobernar la Comunidad, aunque deberá pactar con IU.El candidato del PP a la alcaldía, José María Álvarez del Manzano, es el más votado, pero el sondeo le asigna un máximo de 28 concejales en un consistorio formado por 57 ediles.

A José Ramón Lasuén, número uno del CDS, se le ofrece la gloria de arbitrar un pacto a tres bandas con el PSOE e Izquierda Unida -o incluso lidiar al alimón con el PP en el pleno municipal- o la miseria de regresar a su escaño del Congreso sin que su partido tenga representación en la capital del Estado. El CDS, con un 5% del voto válido, llega así al umbral mínimo marcado por la ley electoral para acceder al reparto de concejales.

El socialista Juan Barranco vislumbra la posibilidad de recuperar la alcaldía de Madrid. IU duplica sobradamente, con siete ediles, su actual representación y se convierte en tercera fuerza municipal.

Los peores augurios para el CDS parecen cumplirse en las elecciones autonómicas. Este partido, que comenzó la pasada legislatura con 17 diputados, se convierte en extraparamentario en la Asamblea de Madrid, ya que no supera por cinco décimas el listón del 5%.

El PP gana las elecciones autonómicas y contará con el grupo parlamentario más. numeroso, entre 45 y 46 diputados. Ese es su único consuelo.

La llave del Gobierno autónomo está en manos de Izquierda Unida, que casi dobla su grupo parlamentario al pasar de 7 a 13 diputados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de mayo de 1991