Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA BATALLA POR EL PODER LOCAL

José Bono se hace fuerte en Fuensalida

Las próximas elecciones municipales y autonómicas confirman a Castilla-La Mancha como feudo inexpugnable del partido socialista, que mantiene la mayoría absoluta en las Cortes regionales y que coloca a José Bono como presidente en lo que será su tercera etapa en el palacio de Fuensalida.

Los ocho años de gestión de Bono al frente de la Junta de Comunidades no sólo no han logrado desgastarlo, sino que de este envite electoral sale fortalecido, incrementando en uno el número de sus diputados regionales y haciendo perder casi cuatro puntos al PP en las elecciones municipales. Esta circunstancia hace que peligren para el PP las alcaldías de Cuenca y Toledo, que pueden verse gobernadas por una coalición del PSOE e IU.

El gran perdedor es el CDS, que deja de estar presente en el Parlamento autónomo en beneficio de IU, coalición que irrumpe tímidamente en el teatro político regional. Una importante pérdida de cuatro diputados que antes de finalizar la legislatura ya habían buscado nueva ubicación política. Izquierda Unida y Partido Popular son los que más aprovecharán el hueco que deja el grupo centrista.

El reparto provincial de parlamentarios apenas se verá alterado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de mayo de 1991

Más información

  • Castilla- La Mancha