Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hormaechea será un fuerte opositor

La fuerte irrupción de la Unión para el Progreso de Cantabria (Upca, Juan Hormaechea) en la Asamblea regional y el Ayuntamiento de Santander tal vez produzca mayores sorpresas en el resto de España que en esta Comunidad.El partido fundado por Hormaechea a raíz de la moción de censura en diciembre de 1990 se adelantó a los demás en una campaña electoral bien planificada y, mucho más rica en recursos económicos. Los mismos hombres que habían llevado al PP a la victoria en 1987 (19 escaños en el Parlamento autónomo y 13 concejales en el Ayuntamiento de Santander) se encargaron durante estos meses de dinamitar las alcaldías de la región hasta el punto de asegurarse 39 regidores ex populares que Upca tiene como números uno en sus candidaturas.

Los populares siempre han dicho que no pactarán con Hormaechea después de las elecciones. Pero Jaime Blanco (PSOE), que a lo largo de] año ha llevado la tranquilidad a las instituciones alejándolas del clima de crispación en que estaban sumidas, ya ha alertado a sus militantes ante el riesgo de una coalición de centro-derecha en Cantabria.

Izquierda Unida, que recoge presumiblemente muchos votos socialistas, llega por primera vez a la Asamblea y tal vez al Ayuntamiento. Su líder regional, Ángel Agudo, es un joven economista que mantiene planteamientos muy pragmáticos y alejados de la demagogia. Los regionalistas parecen no recoger los frutos del largo y áspero debate que durante la legislatura mantuvo su líder Miguel Ángel Revilla con Hormaechea.

El popular Manuel Huerta, si los pactos no lo remedian, deberá abandonar la alcaldía de Santander y cedérsela al candidato socialista Juan José Sota. Hormaechea está asimismo muy bien situado para volver a controlarla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de mayo de 1991