Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se presentan dos listas enfrentadas en el congreso de banca de UGT

El congreso de la federación de banca de UGT se inició ayer sin que los dos sectores de la organizacíón hayan logrado un consenso para presentar una candidatura a la ejecutiva pactada. Las negociaciones, iniciadas hace semanas y que proseguían al cierre de esta edición, no han arrojado avance alguno y por ello están preparadas dos listas enfrentadas, una encabezada por el secretario general saliente, Jorge Diez, y la segunda por Vicente Gómez, hasta ahora secretario de acción sindical.Según fuentes consultadas por Servimedia, aunque Vicente Gómez tiene el apoyo de la confederación de la central ugetista, ganará con toda probabilidad Jorge Díez, al contar con cerca del 65%, de los votos. La elección de la nueva dirección teridrá lugar mañaría, domingo, en la última jornada del congreso.

Ayer, en la inauguración, Nicolás Redondo, secretario general de la UGT, aseguró que, viendo cómo el Gobierno ha decidido unilateralimente la creación de la Corporación Bancaria de España, "está claro que aquí no va a haber nada que negociar y la concertación es imposible".

El líder ugetista valoró positivamente la decisión del Gobierno de crear la citada corporación, pero criticó duramente el procedimiento utilizado, ya que se ha marginado a los agentes sociales. De ahí deduce que "cuando Felipe González habla de pacto de competitividad es un salto en el vacío". Asimismo pide al Gobierno que garantice la titularidad pública del holding bancario y el mantenimiento de las plantillas de las entidades que lo integran.

Redondo anunció que su sindicato no pedirá el voto para ningún partido determinado en las próximas elecciones autonómicas y locales del 26 de mayo "ni tampoco decimos que se deje de votar a ninguno". "Nuestras demandas sociales", añadió,"no dependen de que el PSOE esté en la oposición o en el Gobierno. Seguiremos pidiendo alternativas de izquierdas". No obstante, precisó, que "nos importa quién pierda o gane, por supuesto, pero nuestro único deber es la defensa de los intereses de los trabajadores".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de mayo de 1991