Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Absueltos los ecologistas que repartieron bonobuses falsos

La Audiencia de Madrid ha anulado una sentencia dictada por el Juzgado de Distrito número 12 por la que se condenaba a los dirigentes de la Asociación Ecologista de Defensa de la Naturaleza (Aedenat) a una pena de arresto menor por repartir bonobuses falsos. La Sección Tercera de la Audiencia considera ahora que el grupo verde no ha cometido ninguna estafa, a pesar de que los inspectores de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) sorprendieron a muchos viajeros utilizando las tarjetas falsas, informó ayer Servimedia.El hecho que se acaba de juzgar ocurrió en marzo de 1988. Aedenat distribuyó entonces en la Puerta del Sol y otras calles del centro de Madrid unos 5.000 bonobuses de color verde y, en apariencia, similares a los oficiales. Los ecologistas querían protestar así simbólicamente por la subida de los títulos de transporte.

Sin ánimo de estafa

El bonobús de los ecologistas incluía el nombre de la asociación en lugar de las siglas de la EMT y añadía la leyenda "importe gratis". Aedenat declaró que no se trataba de una falsificación, aunque invitaban a los usuarios a hacer uso de su bonobús. En el dorso se leía: "El transporte colectivo es un servicio y no un negocio ¡úsalo!".

Por este hecho, el Juzgado de Distrito número 12 de Madrid condenó a una pena de arresto menor a los miembros de la junta directiva de Aedenat. Esta sentencia ha sido anulada ahora por la Sección Tercera de la Audiencia Provincial porque, según la decisión judicial, Ia intención de la asociación ecologista no fue en ningún caso la de defraudar a la EM7'. La sentencia añade que Aedenat "no perseguía una finalidad de propio lucro, sino que se trataba de un acto de protesta y oposición a la subida del transporte, no susceptible de ser encuadrado en la falta de estafa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de mayo de 1991