Dos muertos y cinco heridos en el incendio de una vivienda en Málaga

Un incendio en una vivienda de la barriada malagueña de La Palma causó ayer la muerte por asfixia de dos mujeres y lesiones graves a otras cinco personas, entre ellas dos niños de dos y cuatro años, que se encontraban anoche en estado crítico. Según el testimonio de uno de los bomberos, la vivienda, de apenas 50 metros cuadrados, en la que vivían nueve personas, se convirtió en una "ratonera", ya que ¡las llamas prendieron la puerta, impidiendo la salida de los afectados.

El incendio se declaró a las 7.45 en la sala de estar de la vivienda, situada en un segundo piso de un bloque de tres alturas provocado, al parecer, por un cortocircuito originado en un frigorífico.Las llamas afectaron a un sofá que la familia había colocado tras la puerta de la calle para impedir la entrada de ladrones (Palma-Palmilla es una de las barriadas malagueñas con mayor índice de delincuencia), lo que pudo impedir la salida de las nueve personas.

Un vecino de Lina vivienda superior que acudió al oír las voces de los nueve familiares confirmó que éstos se encontraban atrapados por las llamas: "Rompí la puerta con un hacha, pero el fuego estaba ahí mismo, no se podía hacer nada". La sala de estar de la vivienda se encuentra entre la puerta de entrada y los dormitorios y uno de los primeros muebles en arder fue él sofá de plástico colocado para obstruir la entrada.

De los nueve ocupantes de la vivienda incendiada únicamente resultó Ileso el niño de 6 años José Antonio Sánchez Álvarez, quien se tiró desde una ventana sobre una manta que habían extendido unos vecinos. Uno de ellos relató que el pequeño pudo salvarse porque fue "muy valiente". "Estaba llorando en la ventana, pusimos una manta y le insistimos en que se tirara".

El incendio sorprendió a los nueve habitantes de la vivienda mientras dormían. Según lo bomberos, la tragedia pudo ser mayor si no llegan a estallar los cristales de las ventanas, lo que permitió la entrada de aire en las habitaciones.

La mayoría de las lesiones se produjeron por la aspiración de humo, sin que ni las fallecidas ni los heridos presentaran quemaduras de consideración. Los bomberos consiguieron sofocar el fuego y rescatar a los ocho afectados unos 40 minutos después de declararse el incendio.

Verónica Sánchez Álvarez, de 25 años y María Álvarez Zaldívar, de 30 años, murieron cuando eran trasladadas en ambulancia al hospital regional Carlos Haya. En este mismo centro ingresó con pronóstico muy grave Herminia Alvarez Zaldívar, de 59 años, cuya recuperación se ha dificultado por el padecimiento de una enfermedad respiratoria de carácter crónico.

Al vacío

En su intento de no perecer asfixiados, Manuel Sánchez Álvarez y Antonio Fernández García, de 17 y 31 años respectivamente, se lanzaron al vacío, produciéndose ambos politraumatismos graves.En la unidad de cuidados intensivos del hospital Materno Infantil permanecían anoche en estado crítico los hermanos, Jesús y Jonatan Sánchez Álvarez, de 4 y 2 años, respectivamente, que aspiraron abundante humo. Este último pudo ser reanimado de una parada cardiorespiratoria, aunque el equipo médico que le atendía temía por su vida. En este mismo hospital fue ingresado Antonio Fernández Álvarez, de 7 años, cuyo estado no reviste gravedad, y permanece en observación el niño rescatado por los vecinos.

El incendio de ayer en el inmueble número 20 de la calle Guadalbullón es el segundo de estas características que se registra en Málaga en los últimos 20 días.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción